En el curso de las tres últimas décadas, los movimientos sociales han luchado para multiplicar la fuerza de quienes quieren derrotar la herencia política y económica, aún vigente, de la dictadura, dibujando así el camino a un nuevo ciclo democrático para Chile. En ese transitar, diversas fuerzas han logrado sacudir los falsos consensos del pasado y avanzar en la reversión de la crisis de incidencia de las mayorías en la definición de los destinos de nuestra sociedad.

Pero la derrota histórica del orden heredado de la dictadura sólo será infringida por una amplia alianza social y política que actúe unida. Dicha fuerza no nacerá de los estertores del pasado, sino del protagonismo de las fuerzas sociales y la articulación política de los nuevos movimientos en pos de levantar una alternativa. Las elecciones del presente año representan un desafío para este anhelo que las fuerzas de avanzada deben enfrentar con altos grados de solidaridad y creatividad.

Por diversas razones, la cristalización de estos esfuerzos en una sola alianza propiamente electoral se vislumbra difícil. Pero esta situación, temporal, no puede hacernos retornar a los sectarismos del pasado. Es justamente lo que esperan quienes quieren que todo siga igual. Hoy es tiempo de actuar con la misma generosidad y altura de miras que hicieron posibles las históricas movilizaciones que han despertado a la sociedad estos últimos años.

A la pequeña política, esa limitada al mero cálculo electoral y a las negociaciones por ilusorias cuotas de poder, debemos oponer una política que ponga la mirada más allá de noviembre y siente las bases de los entendimientos necesarios para forjar la unidad de las fuerzas de avanzada. Con esa perspectiva es que venimos a comunicar nuestro respaldo a distintas candidaturas parlamentarias que, con todas sus diferencias, son expresiones de fuerzas vivas que pujan por desplazar a la vieja política y abrir un tiempo de transformaciones.

En por esto que Izquierda Autónoma manifiesta su apoyo y disposición a colaborar para el éxito de sus esfuerzos a las candidaturas de los ex dirigentes estudiantiles Giorgio Jackson (Revolución Democrática) en Santiago, Camila Vallejo y Karol Cariola (Juventudes Comunistas) en La Florida y Recoleta e Independencia, respectivamente; de la luchadora Claudia Torres (independiente) en Aysén; del dirigente de pobladores Atilio Herrera (Igualdad) en Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea; del sindicalista Cristian Cuevas (Partido Comunista) en Calama; del ambientalista Eduardo Giesen (Movimiento Amplio de Izquierda) en La Reina y Peñalolén; del activista por la diversidad sexual Rolando Jiménez (PRO-Movilh) en Conchalí, Huechuraba y Renca; de Francisco Córdova (Partido Humanista) en Concepción, Chiguayante y San Pedro de la Paz; y del activista medioambiental Luis Soto (independiente, Partido Humanista) en Cabildo, Petorca y Quillota.

Dejar atrás el peso del pasado pasa por forjar una unidad que permita contrapesar el sesgo neoliberal y conservador de una derecha que se niega a salir de las cavernas y una Concertación que permanece atada a los excluyentes términos de la transición. Es imprescindible generar en el Parlamento una Bancada por Nuestros Derechos, comprometida con las banderas transformadoras que han levantado los movimientos sociales por una plena democratización social, con la conquista de derechos sociales universales, y una profunda democratización política, con la creación de una nueva institucionalidad auténticamente democrática y participativa.

Las movilizaciones sociales que han sacudido al país son síntomas de que hay un nuevo Chile en movimiento. La política de la transición, sin embargo, puja por contenerlo. Los que vienen sólo serán tiempos de transformaciones reales si trabajamos por la generación de las confianzas y las articulaciones que posibiliten la maduración de un nuevo proyecto político. Ese es el desafío al que nos empujan las históricas gestas del movimiento estudiantil y la ciudadanía movilizada, ese es nuestro compromiso y el de nuestros candidatos a diputada y diputados Daniela López (Valparaíso), Gabriel Boric (Magallanes) y Francisco Figueroa (Ñuñoa-Providencia).

Con la esperanza intacta

Izquierda Autónoma

Agosto 2013