Los 5 puntos con que Izquierda Autónoma respalda la precandidatura presidencial de Beatriz Sánchez

Los 5 puntos con que Izquierda Autónoma respalda la precandidatura presidencial de Beatriz Sánchez

Habiendo mandatado a nuestra directiva para sostener un diálogo con Beatriz Sánchez en búsqueda de coincidencias programáticas, anunciamos como Izquierda Autónoma nuestra decisión de apoyar su precandidatura presidencial de cara a las primarias presidenciales del Frente Amplio. Esta decisión resulta del interés por hacer de la candidatura presidencial de este bloque una herramienta para devolverle el sentido a la política e involucrar a las grandes mayorías en su ejercicio.

 

El fruto de estas coincidencias es el documento “A conquistar nuestros derechos. Cinco puntos de partida”, en el que se plantean lineamientos considerados fundamentales por ambas partidas para dar respuesta a la privación de derechos fundamentales que afecta a la mayoría de las y los chilenos y sentar las bases de un nuevo consenso democrático, fundamentado en ganar para la democracia los espacios vitales hoy arrebatados por el mercado. Nos mueve la convicción de que el consenso de la transición se agotó, en la medida que sólo conviene a las élites político-económicas, y que nuestras vidas no pueden seguir siendo reducidas a meras mercancías.

 

Estos puntos, además de ser compartidos con Beatriz y ser fundamentales para nuestra organización, representan las demandas de los movimientos sociales más resueltos en la lucha por expandir la democracia en la historia chilena reciente. Creemos que estos movimientos constituyen el activo democrático fundamental desde el cual edificaremos las nuevas instituciones sociales y políticas de un Chile más justo y democrático, razón por la cual trabajaremos para que el Frente Amplio sirva como una herramienta canalizadora de la nueva sociedad que anida en sus luchas.

 

Consideramos, finalmente, que con estos puntos la nueva izquierda encuentra un espacio en la candidatura de Beatriz Sánchez. Esperamos que sean un insumo para la elaboración del programa del Frente Amplio y, sobre todo, contribuyan a acercar a más luchadores sociales y políticos a las filas de este proyecto. Con estas propuestas en mano, en tanto, Izquierda Autónoma se dispone a trabajar por el triunfo de esta precandidatura presidencial en las primarias del Frente Amplio. Invitamos a todos a asistir a la presentación pública de este documento y a nuestra proclamación de Beatriz y nuestr@s precandidaturas parlamentarias el día domingo 14 del presente mes.

 

Izquierda Autónoma

4 de mayo, 2017

 

_____

A CONQUISTAR NUESTROS DERECHOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carta abierta a Carolina Goic (presidenta DC) ante violencia sexista de Diputado Ricardo Rincón

Carta abierta a Carolina Goic (presidenta DC) ante violencia sexista de Diputado Ricardo Rincón

Carolina Goic, precandidata presidencial y presidenta del Partido Demócrata Cristiano, presente.
En un contexto social de profundo cuestionamiento a la violencia sexista en todas sus formas, de avances en la sensibilización de la ciudadanía frente a los feminicidios diarios que ocurren en el país, y en la toma de conciencia de que las mujeres en Chile nos encontramos en constante riesgo por el hecho de ser mujeres, sin poder caminar en las calles libres de miedo o temor, y con hogares que pueden terminar siendo espacios de desigualdad, explotación y violencia por relaciones de poder, producto de quienes se sienten dueños de la vida y de la muerte de otras personas, repudiamos como Izquierda Autónoma la decisión de la Democracia Cristiana de no expulsar al diputado Ricardo Rincón por caso de violencia intrafamiliar.

En palabras propias del diputado, el caso fue sobreseído de la investigación penal en 2006, avalando la violencia no solamente institucional, sino que también de relación de poder al invisibilizar a su expareja. 

Una vez más, la política de la transición ha demostrado que ya no tiene deudas con las mujeres porque que ha terminado legitimando la desigualdad de género y sacrificando nuestros derechos. Sus estrechos intereses se expresan en esta decisión que perpetúa la violencia sexista con el silencio cómplice de la Nueva Mayoría. Su necesaria expulsión del partido hubiese sido una señal política clara por dejar de sacrificar a las mujeres.Por ello, reafirmando nuestra convicción y compromiso irrestricto con la lucha feminista, solicitamos a la actual candidata a la Presidencia Carolina Goic ponerse del lado de los derechos de las mujeres y que se expulse de sus filas al actual diputado, como a la vez exigimos la renuncia de Ricardo Rincón al parlamento por lo violento que es para Chile que siga ejerciendo como legislador.

La violencia hacia las mujeres no solo ocurre dentro de las familias, también en la justicia chilena, también en los partidos políticos de la transición, también en muchos espacios de nuestra sociedad. Solo podremos avanzar en la medida en que conquistemos derechos para las mujeres que hoy no se expresan en la Concertación o Nueva Mayoría.Las fuerzas emergentes debemos ser profundamente críticas de estos procesos y procedimientos para superar a la transición y asumir la tarea de construir el nuevo Chile que la sociedad demanda. Tal como lo han hecho históricamente las organizaciones de mujeres y feministas, seguiremos condenando la violencia y el silencio cómplice que nos ha privado de vidas, justicia y derechos.

Frente Feminista de Izquierda Autónoma
Frente Feminista de Izquierda Autónoma participa en panel sobre Feminismo Partidario

Frente Feminista de Izquierda Autónoma participa en panel sobre Feminismo Partidario

El Frente feminista de Izquierda Autónoma participó esta tarde del panel “Feminismo partidario”, en el marco del conversatorio “Feminismo y Género”, convocado por la Fundación Miguel Herníquez. En el  espacio expuso Macarena Castañeda como representante del Frente Feminista, junto a feministas de Revolución Democrática, Partido Igualdad y otras fuerzas de cambio emergentes.

A continuación dejamos la presentación completa:

El feminismo en Izquierda Autónoma comienza a gestarse bajo la iniciativa de mujeres y disidentes sexuales, que en su propio proceso de formación política al fragor de procesos sociales, cuestionan sus roles en la militancia, indagando y acercándose al feminismo, tanto como una herramienta de deconstrucción y empoderamiento, como una forma de ampliar la propia política ejercida en una organización que iba creciendo y proyectándose. Durante este proceso ponen sobre la mesa del entonces colectivo, el cuestionamiento a las relaciones de poder y de desigualdad en base al género, y la necesidad de ampliar ese escaso y estancado concepto de democracia que veíamos en las lógicas de los partidos tradicionales de la transición. El feminismo nos da un prisma diferente desde donde mirar la democracia, tanto dentro de la organización como hacia la sociedad, incluidas nosotras como sujetas. Esto fue hace ya unos 6 años.

Sin embargo, que esta posición política tomara forma y comenzará a emerger con mayor fuerza dentro de la organización tomó más tiempo. Fue en el año 2014 que un grupo de mujeres se organizan y constituyen un primer espacio de pensamiento y elaboración política feminista. De ser una iniciativa de individualidades, pasó a ser una preocupación, interés y reflexión común. Hoy somos un partido que en su praxis diaria se interroga y se deconstruye en miras a su transformación: en miras de una Izquierda Autónoma feminista, que entiende que no hay género sin clase, ni clase sin género. En este sentido, la izquierda del SXXI solo será tal, en tanto sea feminista. Así hemos asumido el desafío de integrar dicho acumulado teórico a nuestros lineamientos políticos, proceso en el que nos hemos vertido desde hace 2 años, con enormes logros y aún más desafíos.

Nuestros fundamentos políticos se han encontrado siempre de la mano de un análisis y praxis de clase, en una tensión constante entre dominantes y subalternas, por tanto el feminismo desde donde nos situamos genera esta doble tensión que significa reconocerse como una sujeta con contradicciones propias del dominio patriarcal, pero que ello encuentra un caldo de cultivo ideal para la explotación de la clase, en nuestro caso una doble explotación.

¿Cuál entonces es el feminismo que hemos ido construyendo al fragor de los movimientos sociales y de nuestra deconstrucción como sujetas, sujetos y organización? Nuestra comprensión del feminismo se levanta desde el entendimiento del patriarcado como sistema de ordenamiento de las relaciones de poder en base a la categoría de género, lo que ha sido, en palabras de Federici, apropiado y refundado por el capitalismo para asegurar un modelo de producción que permite que la reproducción social no sea reconocida como trabajo, sea gratuita, y además por mandato social esté feminizada. Es decir, un trabajo gratuito que se le asigna a un sujeto -la mujer- y a un lugar -lo doméstico-.

La alianza capitalismo/patriarcado se encuentra entonces anclada en la División Sexual del Trabajo, que se basa en una concepción binaria de la sociedad -hombre/mujer- para dar orden a la sociedad, su producción y reproducción, y que norma nuestras identidades, sexualidades y relaciones, lo que permea a la misma diversidad sexual.

Materialmente, esta somete a las mujeres a relaciones de explotación en la reproducción de la vida y de desigualdad en el trabajo remunerado. Así, transitamos, en estadios como: la maternidad, la crianza, el trabajo doméstico, remunerado y precarizado, con una absoluta negación y mercantilización de derechos.

Los propias derrotas de la izquierda del SXX y el avance sin freno de la hegemonía neoliberal, no solo han desorientado nuestra lucha, sino que derechamente nos han expropiado banderas, como la libertad y la democracia. Ello no ha sido indiferente a la lucha feminista, que siendo por esencia insurgente, de ampliación y recuperación de la democracia, y por tanto sustancialmente emancipatoria y revolucionaria, también se ha visto expropiada de sus banderas por un neoliberalismo que ha logrado reciclar de manera no menor, la demanda de autonomía e igualdad de género manteniendo las relaciones de desigualdad. Lo ha resuelto en el supuesto de que la cuestión de la autonomía de los sujetos y sujetas y la igualdad entre géneros se resume en igualdad de oportunidades reguladas por el acceso al mercado.

Nancy Fraser, con mucha claridad, explica este desarme, señalando que el posmodernismo ha logrado confundir a las actorías sociales emergentes, situando como antagonistas la lucha por el reconocimiento de las identidades, de la lucha de clases. Esta dicotomía sólo ha alimentado al poder hegemónico en la reproducción del orden social, fraccionando y debilitando a los mismos grupos oprimidos. El progresismo neoliberal ha hecho creer que igualdad es lo mismo que meritocracia y que emancipación es el ascenso de pequeñas elites.

Para nosotras, las feministas autonomistas, tal progresismo es nocivo, no solo por que difumina la posibilidad de definir el feminismo más allá de una expresión cultural que al mercado le va muy bien de vez en vez (recordemos caso poleras ripley o la niunamenos en la moneda), sino porque además le usurpa su capacidad de constitución por fuera del pacto que hoy no nos permite incidir en la toma de decisiones centrales que afectan nuestras vidas, es decir, no nos permiten la soberanía ni del cuerpo, ni del ejercicio en el territorio, ni del ejercicio democrático, ni ciudadano, ni de clase etc. Es por ello que determinamos la importancia en que este progresismo de ONU mujeres, este progresismo que usurpa desde la moneda la posibilidad de emergencia de las demandas de las mujeres, lesbianas, trans y feministas encuentre un freno en nuestra propia acción colectiva,donde seamos capaces de interlocutar por nosotras mismas, sin reemplazo ni usurpación.

Ahora, esto tiene en este momento una posición y necesidad de despliegue concreto, y seremos completamente transparentes en cada lugar por qué pensamos que la crítica y el debate es la base fundamental de despliegue de nuestro “ser sujetas políticas en Chile”. Las feministas de IA también tenemos nuestros ojos y energías puestas tanto en la organización de base, como en el frente amplio, organización que recién comienza a reunirse y que aún tiene muchas interrogantes, con fuerzas con las que nos hemos encontrado antes en similitudes y a la vez en diferencias. Entendemos que la política feminista no es solo una política diseñada para la persecución de los intereses de las mujeres como sujetas y disidentes sexuales, sino como la persecución de las metas y aspiraciones feministas dentro de un contexto más amplio de disputa: la conquista de las anheladas promesas de igualdad y libertad, y finalmente de emancipación de todas y todos.

 

De esta manera, 1) la lucha por derechos sociales, sexuales y reproductivos, es decir, la lucha por el derecho a tener derechos, 2) la lucha por una vida sin violencia, es decir, la lucha por relaciones sociales de igualdad y libertad, y 3) la lucha por el pleno reconocimiento de la identidad de género y/o sexual, es decir, la lucha por el derecho a ser sujetos y sujetas de derechos; que han movilizado a las mayorías de Chile en estos últimos años, nos posicionan de frente en contra de la precarización y la desigualdad, construyendo una voluntad para avanzar hacia un nuevo ciclo de luchas emancipatorias. La lucha feminista para un proceso transformador, para un otro Chile.

Para finalizar quisiera quedarme con una frase inmensamente significativa para mi en este proceso colectivo, “La incorporación de las mujeres al mundo será para el movimiento feminista un proceso transformador del mundo… Un mundo que está por hacerse y que no se construye sin destruir el antiguo.” que por supuesto es de Julieta Kirkwood.

Gracias,

Investigación de Fundación Creando Salud revela preocupante forma de contratación de médicos en Sistema Nacional de Servicios de Salud

Investigación de Fundación Creando Salud revela preocupante forma de contratación de médicos en Sistema Nacional de Servicios de Salud

  • Aumenta el gasto en licitaciones de prestaciones médicas en vez de contratación tradicional del personal de salud. Cifra alcanzó los $ 108.134 millones de pesos (159 millones de USD3) en junio del 2015.
  • Compras de servicios profesionales configuran un elemento importante para la profundización de la Deuda Hospitalaria.
  • Falta de personal de salud contrasta con cifras de traspaso de fondos a privados a través de pagos de Bono GES y Modalidad de Libre Elección.

La Cámara de Diputados lleva a cabo una Comisión Especial Investigadora de las adquisiciones efectuadas por Fonasa a prestadores privados, considerando posibles conductas de colusión, como asimismo un eventual deterioro fiscal. En este contexto, el presidente de la Fundación Creando Salud y miembro de Izquierda Autónoma, Matías Goyenechea, presentó los resultados de un Estudio de Compra de Servicios Profesionales en Establecimientos del SNSS.

Los resultados entregan una alerta el mecanismo de contratación del personal de salud, debida al aumento de la compra de servicios para prestaciones médicas en vez del fortalecimiento de las carreras funcionarias. Bajo esta modalidad, se pagan mayores sumas de dineros a sociedad y empresas por este concepto, a diferencia de una contratación tradicional de profesionales, lo que profundiza, en parte, la Deuda Hospitalaria.

Las sumas:

El gasto en compra de prestaciones y mediante DFL 36, a junio del 2015 alcanza la cifra de $ 108.134 millones de pesos (159 millones de USD3), durante el 2014 a la misma fecha los recursos gastados en ambos ítems llegaba a $106.041 millones de pesos. Esto implica que se manifiesta una expansión del gasto que se realiza por parte de los establecimientos pertenecientes al SNSS en un 1,97% respecto de la misma fecha del año 2014.

Lo más frecuente, son las compras de intervenciones quirúrgicas, las cuales representan un 33,1% del monto total incluido en el estudio. Estas intervenciones, son predominantemente relacionadas a responder a las garantías del GES, y a resolver listas de espera, lo que da cuenta del problema estructural de la gran brecha de recursos humanos del cual no se ha hecho cargo la reforma del GES, generando así más déficit a los hospitales públicos.

Esto contrasta con las altas sumas de dinero que se pagan a privados por Modalidad de Libre elección.  En total, las transferencias a privados llega a un 18,88% del total del presupuesto de salud para el 2015. Respecto de la ejecución a junio del 2015, los recursos transferidos a los privados explican un 19,47% de la ejecución presupuestaria.

tabla

Discurso Camila Rojas, Presidenta FECH en cambio de mando 2016-2017

Discurso Camila Rojas, Presidenta FECH en cambio de mando 2016-2017

Buenas tardes a todas y todos los presentes

Ya ha pasado un año desde que asumí el desafío personal y colectivo de ser la presidenta de la FECH. “Pasó volando”, pensarán, pero no, fue intenso, muchas veces duro, lleno de aprendizajes, encantos y desencantos.

Años de movilización acumulados, años de lucha por transformar un sistema injusto y segregador. Eso somos, eso nos constituye, a la FECH, al movimiento estudiantil, al movimiento social. Qué agraz es, en dicho contexto, la imposibilidad de concretar los cambios necesarios. La tradición de marcar pauta cada cinco años nos imponía variados desafíos este 2016. El 2001, 2006, 2011 nos exigían ponernos a la ofensiva y ser protagonistas una vez más. El año del mono de fuego impuso presión. Y partimos bien, estudiantes de universidades que nunca antes se habían movilizado ahora lo hicieron y otros que nunca antes se habían organizado se organizaron. Porque el conflicto educacional es estructural y no han bastado el aumento de las becas o los cambios accesorios, como los realizados por el Gobierno para acallar las voces del movimiento. Pero no seguimos tan bien, y nos estancamos por diversas razones. No bastó con las voluntades, ni menos con los presagios de lo que debía ser este año. Lo interesante es que a pesar de ese convencimiento generalizado de lo “especial” que éramos y somos como generación, luego de que las esperanzas recayeran por mucho tiempo en la fetichizada “juventud” y solo sobre nuestros hombros, el 2016 vino a enrostrarnos, de modo organizado y movilizado, que había otras generaciones con disposición a luchar y que la pelea por los derechos sociales y por recobrar la dignidad es de todas y todos, que no estamos solos. Y así, vimos desplegados a miles de miles por las calles, exigiendo un sistema público de pensiones y el término de las AFP, y así vimos a cientos de miles de mujeres desplegadas en contra de la violencia machista.

El 2016 nos enrostra que el malestar y el desencanto están a flor de piel, que la movilización y la organización son alternativas, pero lo cierto es que no es suficiente. Falta concretar los cambios, falta confianza en que es posible otro modo de vivir. Si no, vamos directo al desbarranco de la desafección, en el cual ya estamos comenzando a sumergirnos. Y es que toda la corrupción, toda la banalidad en la cual se encuentra sumergida la política, nos salpica también, y toda la deslegitimidad de la Concertación como proyecto histórico no tiene como consecuencia necesaria la legitimidad para las fuerzas de cambio. Por ello es necesario tener horizontes de cambios estructurales, pero ir desde ya produciendo transformaciones y prefigurar aquel proyecto alternativo a la dominación. Ello le da un verdadero contenido revolucionario a nuestra lucha, en tanto busca la sustitución del viejo orden en lo que es base de su sustentación: la organización de la vida cotidiana que es una cuestión concreta. Un movimiento contestatario se origina y realiza a partir de las exigencias de aquello que ha de realizar: la sociedad alternativa”, decía Julieta Kirkwood.

Y es que el 2001, el 2006 y el 2011 pueden pasar a la historia siendo anécdotas del movimiento social o pueden ser la puerta de los cambios necesarios. El escenario es negativo, sin duda. La reforma presentada por el Gobierno, que es rechazada transversalmente, no augura mejores días para las transformaciones necesarias, menos aún el precedente sentado con la negociación entre el Gobierno y la derecha por el presupuesto de la educación superior para 2017, que fue votado hace pocos días y en el cual me detendré.

Este es un Gobierno que reafirma que su prioridad es llegar a acuerdos con la derecha y con los empresarios de la educación antes que con los estudiantes, trabajadores/as, rectores o actores sociales de la educación. Pero la confusión es aún mayor cuando incluso Gabriel Boric y Giorgio Jackson, desde el Congreso, no rechazan ese presupuesto negociado, sino que se limitan a abstenerse en la votación. Es clarísimo que las demandas que nos han movilizado no caben en este presupuesto, y decisiones como aquellas solo profundizan la distancia entre la sociedad y la política, incluso con las fuerzas emergentes. La capacidad que tiene la Concertación para seguir maniobrando nuestra fuerza se mantiene vigente. Lo cierto es que para resistir y ganar tampoco podemos estar aislados; el legado movilizador de todos estos años y la aspiración real de producir transformaciones hoy deben reagruparnos en la acción y deben unirnos en la defensa de los derechos sociales.

Este año fue intenso, muchas veces duro, lleno de aprendizajes, encantos y desencantos. A estas alturas me siento contradictoriamente tranquila e inquieta a la vez. Tranquila por todo lo que se cierra e inquieta todo lo que se viene. Y en esos momentos duros, los aprendizajes, los encantos y los desencantos no fueron en solitario, todo lo que somos es parte de un todo, del trabajo colectivo y eso me tranquiliza, y es por eso mismo que tengo muchas palabras de agradecimiento.

Palabras de agradecimiento para el feminismo y las feministas, por la posibilidad de repensarlo todo, de desarrollar la contra-intuitividad, de entender que lo personal es político, por darle memoria a nuestra lucha, por visibilizar, por desnaturalizar, por ser libertad, socialismo y mucho más. Aquí dentro también hay hostilidad hacia las mujeres, mediante el acoso, las diferencias salariales y otras situaciones, allá fuera y allí dentro (en cientos de miles de hogares), la postal de violencia sistemática hacia las mujeres se repite. Lo importante es que hay feministas dispuestas a cambiar dicha hostilidad por sororidad, lo importante es que hay movimiento.

Palabras de agradecimiento para Izquierda Autónoma y su militancia. Nos tocó un año especialmente duro, pero la construcción social no espera y nos necesita al pie del cañón. Con la convicción de que aún debemos fortalecernos para que la dominación no nos domestique, seguiremos en plena disposición a las cambios. Para Diego López en particular, que nos representará con su trabajo en esta nueva etapa federativa mediante su trabajo, en todos los espacios donde estemos, nuestra vocación seguirá siendo la de ganar, la de conquistar la reforma. Vocación que mantendremos el próximo año, y que aún ante eventuales fracasos, mantendremos sea cual sea el gobierno de turno.

Para la Escuela de Gobierno y su comunidad. Por la formación y el apoyo. Es mejor pedir perdón que pedir permiso, me queda más claro que nunca.

Para los funcionarios/as de la FECH, por su dedicación al trabajo de la federación. Dicho trabajo incansable debe ser reconocido por la universidad, no solo son los trabajadores de las y los estudiantes, son también trabajadores de la Chile, funcionarios y funcionarias públicas que deben contar con condiciones dignas y reconocimiento a su labor.

Para el equipo de la FECH, por permitir la concreción de diversas iniciativas, desde proyectos como el preuniversitario en la Penitenciaria, pasando por lo informes del Cefech, las finanzas, las comunicaciones y la coordinación general, cada una posibilitando que la FECH exista aquí dentro, pero que también sea una organización que responde al interés social.

Para la mesa y pleno 2016, porque esta experiencia se forjó en los encuentros y desencuentros con ustedes. Lo mismo con los compañeros y compañeras de la Confech, desde aquí veo a algunos, por todo lo que aprendimos y desaprendimos en conjunto. Y para los y las senadoras universitarios que hacen práctica el entender la universidad como un todo y no como feudos.

Para las organizaciones sociales, porque la FECH ya es la casa de los movimientos sociales. Particularmente a No más AFP y el Movimiento Cabreados aquí presente, y a las organizaciones feministas, con quienes logramos coordinar activismos durante el año.

Para los periodistas que nos cubren, no esos que llegan solo cuando ocurren hechos como el del Cristo, sino que, por el contrario, potencian lo que muchas veces pudiera no ser noticia.

Nos hablan de más y mejores oportunidades, cuando queremos derechos, cuando queremos reapropiarnos de nuestra vidas. Ante ello hay mucho que hacer, y la federación 2017 es también parte de dicho desafío, desafío a asumir con definición, con entereza, sin vacilaciones y sin pedir permiso. Desde este espacio de privilegio, no podemos abandonar la lucha, porque desde la cuna de elite intelectual no tenemos más que aportar en la construcción de una nueva sociedad. Para hoy y para mañana, esa es nuestra responsabilidad histórica. Y es que el movimiento debe retomar su vínculo con la sociedad, queda pendiente convencer más allá de los convencidos de la necesidad de organizarnos, de movilizarnos y de ganar, queda contagiar de la necesidad de construir un proyecto alternativo desde ya. Estos desafìos son de responsabilidad compartida y más actores educativos deben asumirla. En su caso, rector Vivaldi, ha sido un actor relevante, varias veces más relevante en la discusión que nosotros, pero esa relevancia sin fuerza movilizadora no trae como consecuencia mejores condiciones. Por ello es necesario entre nosotros la confianza, su confianza en el movimiento, la confianza en que para avanzar se necesita fuerza y también una hoja de ruta, y que en ese camino nadie sobra, todos y todas somos necesarios.

Centros de Estudios comparten crítica al Presupuesto 2017 y reforma a la educación superior

Centros de Estudios comparten crítica al Presupuesto 2017 y reforma a la educación superior

En la cita convocada por Nodo XXI, la Fundación adelantó que presentarían propuesta al ministro Valdés.

El recién pasado viernes de esta semana, convocados por la Fundación Nodo XXI se reunieron en dependencias de la Casa Central de la Universidad de Chile una serie de Centros de Estudios para realizar un análisis de la partida educacional del Presupuesto 2017, que según lo anunciado por la Presidenta, en materia de educación incorporará a estudiantes de centros de formación técnica e institutos profesionales a la gratuidad. Así, se espera duplicar a los 140 mil estudiantes que hoy están beneficiados, para lo cual el Gobierno destinará $748 mil millones. Y también colocará $706 mil millones en el Crédito con Aval del Estado (CAE), instrumento que crecerá en 18%.

La cita, que convocó a personalidades como Gonzalo Martner (ex presidente PS), Carlos Williamson (investigador, ClapesUC), María José Lemaitre (directora ejecutiva CINDA), Ernesto Aguila (Instituto Igualdad), Faride Zerán (Vicerrectora Extensión y Comunicaciones Universidad de Chile), José Miguel Salazar (Universidad de Valparaíso), fue ocasión para que Nodo XXI presentara su propuesta sobre cómo abordar la discusión. Víctor Orellana, investigador de la fundación y participante de Izquierda Autónoma puntualizó que “lo que estamos planteando es que la educación superior pública, entendida como una red, debe crecer en matrícula y debe copar el espacio que hoy tiene el mercado. Y eso debe hacerlo acompañado de un sector de educación superior privado que colabore con la función pública. Pero teniendo como lugar central la educación superior pública, porque ahí están las instituciones que más investigan, que más calidad tienen y que menos segregan. Para expandirla hay que modificarla”.

Orellana se refirió a dos elementos críticos de la propuesta: el presupuestario y el modo que ha asumido el proyecto de reforma a la educación superior. Al respecto señaló que “este camino cuesta lo mismo que lo que se está gastando en el actual sistema. Con los recursos que se están proyectando se puede comenzar ese camino. No es una utopía, es realizable, se puede hacer con responsabilidad fiscal, de manera paulatina, eso se lo señalaremos al ministro Valdés”. Por otro lado, “no dependemos de regular el sistema. La respuesta no la dará una superintendencia o una agencia para la calidad, sino que una red de educación superior pública”.

El ex presidente y ex militante PS, Gonzalo Martner apuntó que la propuesta “es alternativa a lo que el proyecto de ley establece”; “es un proyecto de ley regulatorio, muy detallista y que no va al fondo del asunto, que es darle un rol a las universidades públicas y establecer límites claros para el sector privado y para una frontera fundamental, que es que no haya un peso para financiar discriminaciones, ausencia de libertad de cátedra, de enseñanza y de investigación. Eso no está en el proyecto”. Por tanto, concluye, “es un marco normativo muy general, lleno de regulaciones específicas, pero con casi nada de contenido en política pública”.

La propuesta fue bien recibida por el ex presidente del Instituto Igualdad, Ernesto Águila, quien remarcó que “la propuesta de Nodo XXI tiene un horizonte bien preciso, al poner en el centro del debate la conformación de un sistema público de educación superior, incluidas universidades, institutos y centros de formación técnica, que representen a 2025 el 50% de la matrícula. Y en esa línea se realizan un conjunto de propuestas económicas bien interesantes, que señalan que sin incluir muchos recursos públicos, es posible alcanzar esos objetivos”. A su vez se refirió a una discusión que se abre con la reforma a la educación superior, el de los CFTs e IPs, “esta propuesta plantea una redestinación de recursos, desde ese ámbito (el privado) a la creación de este sistema de educación superior público, donde se abre la discusión sobre la situación de Inacap, que no fue un instituto privatizado, sino que fue traspasado a corporaciones empresariales, y se debiera restituir en su directorio la presencia de universidades estatales”.

El investigador de ClapesUC, Carlos Williamson manifestó su “acuerdo con promover la idea de un sistema público más abierto” pero su “desacuerdo con quienes piensan que lo estatal es sinónimo de lo público”. “La idea de promover el crecimiento del sector público me parece bien, porque hemos ido extremando los grados en que el mundo privado ha pasado a ser un monopolio dentro del sistema de educación superior. Y con eso me refiero a proyectos privados, no proyectos intelectuales que permiten el pluralismo. Estamos desbordados con proyectos privados y se ha ido postergando el espacio público dentro del sistema universitario chileno”.

Sobre cómo avanzar, Víctor Orellana llamó a que “debe haber un acuerdo de los sectores democráticos en torno a la reconstrucción de la educación superior pública, el que tenga capacidad de hacer girar el debate y poner una posición. Si se impuso la reforma actual, fue porque hubo una disgregación de los actores democráticos. De alguna manera, terminamos peleando por aportes basales y otras cosas. Si nos articulamos en torno a la idea de la reconstrucción del sistema público, tendremos un peso importante en el debate, y para eso no basta con Nodo XXI ni Izquierda Autónoma. Tenemos que forjar una unidad mucho más amplia”.