Izquierda Autónoma ante la segunda vuelta presidencial y el rumbo del Frente Amplio

Izquierda Autónoma ante la segunda vuelta presidencial y el rumbo del Frente Amplio

Izquierda Autónoma ante la segunda vuelta presidencial y el rumbo del Frente Amplio

 

1. El 19 de noviembre, el Frente Amplio (FA) expresó electoralmente un largo proceso de luchas sociales desarrollado durante los últimos 15 años, del cual hemos sido partícipes junto a cientos de miles de luchadores por un Chile más justo y democrático. La votación de un millón trescientas mil personas, reafirma la necesidad de persistir en ese esfuerzo para superar el neoliberalismo, una voluntad que suma fuerzas pero que aún no germina como proyecto político. Para contribuir a ese desafío es que compartimos esta reflexión.

2. En las últimas semanas, las fuerzas que componemos el FA intentamos enfrentar con unidad y audacia la compleja coyuntura abierta con el paso de Sebastián Piñera y Alejandro Guillier a la segunda vuelta presidencial. Como Izquierda Autónoma, propusimos previo a la primera vuelta, definir desde el FA los términos para abrir un debate con la candidatura de Guillier, de manera de presentar los elementos centrales del programa de Beatriz Sánchez y demandas sociales como condición para dar nuestro apoyo a la candidatura de la Nueva Mayoría. Sin embargo, con todos los elementos sobre la mesa y con la posibilidad de hacer de ese 20% de votación avances concretos en diversas demandas sociales, diferentes personas del FA, utilizando su posición de visibilidad, se resistieron a abrir el debate a tiempo, optando por postergarlo incluso hasta “la recta final”.

3. No obstante, y a pesar nuestro, la libertad de acción, acompañado de la crítica a Piñera y una interpelación pasiva a Guillier, se impuso como la única fórmula capaz de mantener la unidad formal del FA. Sin embargo, la voz colectiva se diluyó en la ambigüedad y el predominio de opiniones formuladas a título personal. Estas declaraciones individuales tuvieron el efecto intencionado de posicionar un apoyo sin condiciones a Guillier, postura que en el proceso de debate interno no obtuvo el apoyo de ninguna organización ni de los debates comunales de base. Así, a días de una decisión colectiva, la postura del FA carece de intención y capacidad para presionar efectivamente por compromisos en favor del retroceso del mercado y el avance de la democracia, incluso con el favorable resultado electoral.

Es necesario entonces realizar un juicio crítico al desempeño del FA en estas semanas y reflexionar sobre cómo una fuerza que obtiene un 20% en la elección presidencial, una bancada de 21 parlamentarios y cuya posición puede resultar clave para el desenlace de estas elecciones, termina a la espera de “guiños”, a disposición de “dejarse convencer” y sin capacidad de exigir respuestas claras a las demandas más sentidas por las mayorías.

4. Como Izquierda Autónoma realizamos un conjunto de iniciativas para esclarecer los aspectos del programa de Guillier que debían corregirse para avanzar en la desmercantilización de nuestros derechos, coincidiendo con numerosas voces, dentro y fuera del Frente Amplio. Exponiendo las propias contradicciones de la Nueva Mayoría, se levantaron propuestas como formular la Constituyente como salida al neoliberalismo hecha por Carlos Ruiz y Fernando Atria, la propuesta de Sergio Sánchez y Matías Goyenechea de generar un diálogo para la recuperación de la salud pública y solidaria, ofrecimos un proyecto de ley para condonar el CAE de manera que Alejandro Guillier lo asumiera como medida concreta, o el compromiso de compañeros de la Región de Los Ríos, junto a comunales del PS y concejales de la Nueva Mayoría para recoger el programa del FA. Ninguna de estas iniciativas implicó negociación alguna, ya que entendemos que los pilares de nuestro programa no se pueden cercenar, sino hacer público que la visión del FA se extiende mucho más allá de los partidos que lo componen.

5. Lo logrado por el Frente Amplio es tremendamente valioso y es responsabilidad de todos cuidarlo. Lograrlo, sin embargo, pasa por asumir que no enfrentamos con la suficiente madurez y responsabilidad política la construcción de unidad en esta coyuntura. De todos cabe una autocrítica, especialmente de quienes, utilizando el alto impacto de sus vocerías, trabaron el debate catalogando como improcedente la deliberación colectiva para articular una estrategia unitaria para enfrentar este momento a tal punto que, la clausura del debate sólo terminó beneficiado a una Nueva Mayoría que hoy no siente necesidad de hacer ninguna concesión sustantiva.

6. Sin un Frente Amplio presionando con unidad, la exigencia de giros a la candidatura de Guillier pierde sentido más allá de la retórica y, en el mejor de los casos, sólo conseguirá “guiños”. Sin embargo, el dilema de la segunda vuelta sigue ahí, y queremos ser claros: en concordancia con lo que expresó la declaración del Frente Amplio, no nos da lo mismo quién gobierne. No seremos cómplices ni responsables de que asuma un gobierno que intenta clausurar el ánimo reformista instalado en la sociedad chilena y frente al cual los partidos de la Nueva Mayoría puedan asumir verbalmente posiciones pro-transformaciones sin necesidad de actuar en consecuencia. Siendo oposición de un gobierno de Guillier, pensamos, la disputa por el tipo de reformas que Chile necesita sigue abierta. Lo que está en juego para la izquierda en esta segunda vuelta, en definitiva, es contar con mejores condiciones para mantener abierto el ciclo de impugnación a la hegemonía neoliberal que abrimos desde las calles. Por ello el Frente Amplio no puede ceder en su programa y  debemos reafirmarlo con mayor fuerza. El vacío y la ambigüedad programática de Guillier puede completarse con la densidad y claridad de un programa que recoge lo más avanzado de las luchas sociales y de la sociedad organizada del último tiempo.

7. Es por eso que hemos decidido votar por Alejandro Guillier el 17 de diciembre. No seguiremos esperando cambios programáticos que no llegarán ni utilizaremos guiños de último minuto como razón aparente para decidir nuestro voto. Votaremos por Alejandro Guillier como un acto político para defender nuestro derecho a incidir en las medidas que adopte el Gobierno. Con todo, ni la Nueva Mayoría ni Alejandro Guillier han hecho lo necesario para ganar esta elección y el último debate presidencial lo comprueba. Más bien, han descansado en los errores de Piñera y en el itinerario de “todos contra la derecha”, ignorando los planteamientos programáticos del Frente Amplio y diversos actores sociales, como una porfiada resistencia a reconocer que es necesario dar un giro a las reformas que ha impulsado el Gobierno de Bachelet. El nuevo gobierno tendrá que dar señales claras de avanzar hacia un consenso social para derrotar al neoliberalismo, y no claudicaremos en nuestra autonomía para enfrentarlos decididamente si se mueve en la dirección contraria, como terminó ocurriendo con el actual Gobierno.

8. Por ello, declaramos que su eventual gobierno no será nuestro gobierno y no trabajaremos en ni por él. Por el contrario, como FA tenemos una gran responsabilidad en un posible nuevo gobierno de la Nueva Mayoría: la presencia en el Congreso, como en las calles, se debe hacer valer, por lo que replicar las decisiones tomadas hasta ahora no será suficiente. Es por ello que lucharemos sin descanso para que las demandas de los movimientos sociales sean efectivamente escuchadas y por construir un proyecto comprometido con la superación del neoliberalismo y con total autonomía de la política de la Transición.

9. La irrupción del Frente Amplio y la decadencia de la Concertación abren un tiempo de grandes oportunidades de transformación social. Debemos trabajar por la maduración del FA y su consolidación como un proyecto político y social alternativo. Sea cual sea el resultado de esta elección, es fundamental que quienes compartimos visiones comunes al respecto, dialoguemos y nos dispongamos a trabajar en conjunto. La irrupción del FA sólo será una irrupción de las mayorías en la lucha por tomar las riendas de su historia si construimos una izquierda al servicio de tamaña tarea. Es tiempo de asumir ese desafío.

 

Izquierda Autónoma

Diciembre de 2017

Los Ríos: Izquierda Autónoma y comunales del PS convocaron a Guillier a recoger los puntos del Frente Amplio

Los Ríos: Izquierda Autónoma y comunales del PS convocaron a Guillier a recoger los puntos del Frente Amplio

Izquierda Autónoma de Los Ríos y los comunales del PS de Río Bueno y La Unión suscribieron la semana pasada un documento en que nuestra organización emplazó al candidato Alejandro Guillier a acoger nueve puntos programáticos y políticos, para hacer avanzar las demandas sociales de la última década, lo que fue compartido por dicho partido de la Nueva Mayoría.

La iniciativa estuvo enmarcada dentro de la propuesta que Izquierda Autónoma hizo al Frente Amplio para interpelar al candidato oficialista a acoger propuestas del programa para así hacer avanzar las demandas sociales, considerando que la gran votación que obtuvo el frenteamplismo es un “mandato para luchar sin vacilaciones por dar voz e influencia al nuevo Chile que reclama derechos sociales y un nuevo pacto social”.

Así, ambas organizaciones concordaron en que se debe avanzar en fortalecer y expandir la educación pública, y condonar las deudas del CAE; acabar con las AFP; consagrar la negociación colectiva ramal y la igualdad salarial entre hombres y mujeres; crear un Seguro Único de Salud y terminar las concesiones hospitalarias; legalizar el aborto y reconocer económicamente el trabajo doméstico; cerrar Punta Peuco y levantar el secreto del Informe Valech; anular la Ley de Pesca; excluir de los cargos de gobierno a ex directores o gerentes de empresas asociadas al mercado con derechos sociales o los bienes estratégicos; y fomentar una salida constitucional del neoliberalismo mediante Asamblea Constituyente, haciendo retroceder la subsidiariedad en derechos sociales.

El director regional de Izquierda Autónoma de Los Ríos, Leandro Paredes, explicó que “existen muchos militantes en la Nueva Mayoría, sobre todo en el Partido Socialista, que comparten la necesidad de que el candidato Guillier suscriba compromisos más decididos con el Frente Amplio, recogiendo puntos de nuestro programa para derrotar a Piñera, pues con el antipiñerismo no basta”. Además, destacó la “satisfacción de que no hubiera una negociación sobre los puntos, y los dirigentes socialistas los hayan suscrito completamente”, como quedó plasmado en el documento.

Al encuentro asistieron Víctor Noriega y Mario Pérez, presidentes de los comunales del PS en Río Bueno y La Unión, respectivamente, comunas donde IA obtuvo una importante votación en la elección parlamentaria. Además, estuvieron Leandro Paredes, nuestra ex candidata a diputada Cari Álvarez y el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Austral, Manuel Rauch.

EL DOCUMENTO FIRMADO POR AMBAS ORGANIZACIONES:

Diálogo para la recuperación de una salud pública y solidaria

Diálogo para la recuperación de una salud pública y solidaria

 

 

Un documento común trabajaron el encargado del área de Salud de Izquierda Autónoma, Matías Goyenechea, y Sergio Sánchez, encargado de la Comisión de Salud del PS, en el que llaman a abrir un diálogo que permita avanzar hacia la creación de una seguridad social que contemple como pilar básico la solidaridad entre cotizantes y que a su vez fortalezca la provisión de salud pública.

Aquí reproducimos el texto:

 

Diálogo para la recuperación de una salud pública y solidaria.

 

Los recientes resultados de la elección presidencial y parlamentaria, en donde la distancia entre la Nueva Mayoría y el Frente Amplio es mínima, con un 2% de diferencia,  dan cuenta de la existencia de un malestar en la sociedad chilena ante una vida escasa en derechos sociales, que día a día avanzan al terreno del negocio sobre nuestra vejez, nuestra educación y nuestra salud. Así mismo, la expresión de este malestar individual, colectivo y político implica transformaciones contra el carácter subsidiario que ha mantenido las políticas públicas de nuestro país. Sin embargo, dicha tarea radica en un necesario esfuerzo de diálogo entre las fuerzas políticas y sociales que dicen identificarse con el malestar social y con sus luchas.

 

Un proceso de diálogo entre estas dos fuerzas debe en primera instancia abandonar sectarismos y hermetismos y buscar acuerdos concretos en torno a las transformaciones expresadas por las y los chilenos y puestas en común en los respectivos programas de gobierno. Así, siendo la salud uno de los derechos más relevantes de toda sociedad, es que se hace más imperante buscar aquellos acuerdos que permitan hacer crecer la salud pública tanto en su capacidad resolutiva como en su proyecto sanitario.

 

Para lograr esto, no podemos caer en la tentación de administrar acuerdos por cargos ni apoyos bajo puntos ambiguos. En específico, y resguardando las decisiones de cada conglomerado, hacemos un llamado tanto a Fuerza de la Mayoría como al Frente Amplio a posibilitar un diálogo que permita avanzar hacia la creación de una seguridad social que contemple como pilar básico la solidaridad entre cotizantes y que a su vez fortalezca la provisión de salud pública.

 

Para ello, consideramos necesario avanzar desde el fondo de 3% de salud hacia un Seguro Único que mediante cotizaciones e impuestos, financiar un plan de salud universal, solidario y administrado por una entidad pública sin fines de lucro. Para fortalecer la provisión, se hace necesario poner fin a la concesión de la construcción de hospitales y sus servicios para, en cambio, buscar reconstruir la capacidad estatal hospitalaria resguardando el buen uso de sus recursos. Es inviable pensar en el fortalecimiento a la salud pública sin buscar mejores condiciones para los trabajadores de la salud, a través de mejoras a los actuales programas de formación de médicos especialistas, el acceso a formación continua de los trabajadores de la salud y un plan para mejorar la carrera funcionaria apuntando a  reducir la precariedad laboral  de funcionarios en modalidad de contratos a  honorarios (o becarios) en el sistema de salud nacional.

 

Resulta fundamental considerar que los principios para una reforma estructural a la salud deben sostenerse en el principio fundante de la solidaridad y del reconocimiento de la salud como derecho fundamental, esta visión no la vemos reflejada en eventual gobierno de Piñera y de apostar a un acuerdo entre Frente Amplio y Fuerza de la Mayoría, debiese ser un pilar del programa de Alejandro Guillier.

 

Estos puntos no terminan por superar la profundización sostenida en las últimas décadas de la privatización de la salud pública, pero  sientan las bases para un diálogo entre fuerzas democráticas que buscan redirigir los esfuerzos hacia una seguridad social digna, solidaria y fuerte para cada uno de nosotros.

“Hechos, más que palabras”: Izquierda Autónoma propone agenda corta para aterrizar compromisos de Guillier

“Hechos, más que palabras”: Izquierda Autónoma propone agenda corta para aterrizar compromisos de Guillier

Dirigentes de Izquierda Autónoma presentaron un proyecto de ley para que el Gobierno, antes de la segunda vuelta, avance hacia la condonación del CAE y fortalezca la educación pública. El movimiento puso el proyecto a disposición del Frente Amplio, “para que nosotros tomemos la iniciativa de abrir un diálogo en nuestros términos, porque no estamos disponibles para apoyar las reformas de Bachelet. El Frente Amplio propone otras reformas, y la Nueva Mayoría debe reconocer aquello para abrir un diálogo entre pares”.

Francisco Figueroa, coordinador nacional de Izquierda Autónoma y Javiera Toro, quien fuera coordinadora de Contenidos de Beatriz Sánchez, valoraron la disposición de Guillier de referirse a los temas que ha planteado el Frente Amplio, sin embargo, indicaron que si la Fuerza de Mayoría quiere mostrar un genuino compromiso con la ciudadanía, “no bastan las declaraciones de algunos de sus dirigentes, sino que debe garantizarlo impulsando desde ya estas transformaciones, con cambios que se materialicen antes de la segunda vuelta presidencial”.

Javiera Toro fue la encargada de explicitar el documento elaborado por la Fundación Nodo XXI, think tank también responsable de la propuesta de Condonación del CAE defendida por Beatriz Sánchez, durante su campaña. “Como parte de nuestra propuesta de temas realizada al FA para emplazar a Guillier, proponemos dos medidas concretas para empezar a transitar hacia el fin de la deuda educativa y la expansión de la educación pública; se trata de un proyecto de ley que con la voluntad política del Gobierno y del oficialismo puede ser presentado y tramitado para mostrar con hechos concretos de aquí a la segunda vuelta un compromiso genuino con el programa planteado por Beatriz Sánchez y el Frente Amplio”, señaló la dirigenta.

Para finalizar, Francisco Figueroa insistió en la importancia que se produzca un diálogo constructivo entre Fuerza de Mayoría y el Frente Amplio, donde se reconozca la necesidad de cambiar la orientación de las reformas de Bachelet y no solo continuar su legado. “Guillier no debe especular de cara a la segunda vuelta. Su coalición tiene la oportunidad de abrirse a un diálogo real con el FA y mostrar un cambio de rumbo efectivo que le haga sentido a nuestros electores, quienes abogan por recuperar los derechos sociales y no seguir a merced de bancos, AFPs e isapres”.

Lee en este link la propuesta para emplazar a Guillier.

Segunda Vuelta: Izquierda Autónoma emplaza al Gobierno con agenda corta para aterrizar promesas de Guillier “aquí y ahora”

Segunda Vuelta: Izquierda Autónoma emplaza al Gobierno con agenda corta para aterrizar promesas de Guillier “aquí y ahora”

A través de su mesa directiva y de quienes participaron del área de contenidos del comando de Beatriz Sánchez, la organización del Frente Amplio, Izquierda Autónoma, realizó un nuevo emplazamiento. Ahora también apuntando al Gobierno.

Se trata de un proyecto de ley que apunta a que el Ejecutivo tome posición en relación a las promesas realizadas por el candidato oficialista, previo a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

En específico, apuntan a la condonación del CAE (Crédito con Aval Estatal) y al fortalecimiento de la educación pública. En la presentación del documento, el movimiento invitó al Frente Amplio a tomar la iniciativa para “abrir un diálogo en nuestros términos, porque no estamos disponibles para apoyar las reformas de Bachelet”. En cambio, apuntan que “la Nueva Mayoría debe reconocer aquello para abrir un diálogo entre pares”, declararon.

El coordinador nacional de la organización, Francisco Figueroa, apuntaló que para que el oficialismo muestre un verdadero compromiso con la ciudadanía, “no bastan las declaraciones de algunos de sus dirigentes, sino que debe garantizarlo impulsando desde ya estas transformaciones, con cambios que se materialicen antes de la segunda vuelta presidencial”.

Javiera Toro, coordinadora de contenidos de contenidos del comando de Beatriz Sánchez, especificó que el proyecto se hace cargo de dos aspectos: el fin de la deuda educativa y la expansión de la educación pública. “Se trata de un proyecto de ley que con la voluntad políticadel Gobierno y del oficialismo puede ser presentado y tramitado para mostrar con hechos concretos de aquí a la segunda vuelta un compromiso genuino con el programa planteado por Beatriz Sánchez y el Frente Amplio”, sostuvo la dirigenta.

Por su parte, Figueroa subrayó la necesidad de cambiar la orientación de las reformas de Bachelet y no solo continuar su legado: “Guillier no debe especular de cara a la segunda vuelta. Su coalición tiene la oportunidad de abrirse a un diálogo real con el FA y mostrar un cambio de rumbo efectivo que le haga sentido a nuestros electores, quienes abogan por recuperar los derechos sociales y no seguir a merced de bancos, AFPs e isapres”.

El documento fue elaborado por la Fundación Nodo XXI, centro de pensamiento también responsable de la propuesta de Condonación del CAE que formó parte del programa de gobierno de Beatriz Sánchez.

Puedes revisar el documento Agenda Corta de Fin a la Deuda por estudiar e Indicaciones a Estatales.

Fuente: El Ciudadano.

Ante la segunda vuelta presidencial:  Por un diálogo que inicie la salida del neoliberalismo en Chile

Ante la segunda vuelta presidencial: Por un diálogo que inicie la salida del neoliberalismo en Chile

Los resultados del 19N son un motivo de orgullo para el Frente Amplio, pero antes que todo son un mandato para luchar sin vacilaciones por dar voz e influencia al nuevo Chile que reclama derechos sociales y un nuevo pacto social. Nuestra responsabilidad de cara a la segunda vuelta es con ese mandato y esos intereses, reconociendo la oportunidad que se presenta para darles cabida en la nueva etapa política que se abre.

El estrecho margen que separa las votaciones de Beatriz Sánchez y Alejandro Guillier en primera vuelta, sumado al crucial rol que jugará la bancada parlamentaria del Frente Amplio, indican que la relación entre el FA y la Fuerza de Mayoría ha de ser una entre iguales. Es por eso que un eventual apoyo a la candidatura de Alejandro Guillier sólo puede producirse sobre la base de un compromiso explícito por impulsar reformas anti-subsidiarias y dar acogida a las demandas sociales más sentidas, aquellas que han convocado a cientos de miles en las calles y en parte se tradujeron en apoyo a nuestra candidata presidencial.

Así como el FA tiene la responsabilidad de actuar sabiendo que su postura puede resultar decisiva en esta elección, la Fuerza de Mayoría tiene la responsabilidad de asumir que el legado de Michelle Bachelet sufrió un revés en esta elección y que por lo tanto sus reformas deben ser corregidas y rectificadas desde la raíz. No estamos disponibles para profundizar reformas que mantienen la subsidiariedad del Estado y eluden la construcción de un pacto social más democrático. Ni en un futuro gobierno, ni en las reformas que todavía pueda impulsar el gobierno actual.

En definitiva, desde Izquierda Autónoma llamamos al Frente Amplio a exigir de parte de Alejandro Guillier y su comando compromisos explícitos con los siguientes puntos programáticos y políticos. Por nuestra parte, trabajaremos para que como Frente Amplio enfrentemos unidos esta decisión y defendamos en las calles y en el Congreso la efectiva realización de estas transformaciones:

1. Redirigir los recursos públicos hoy destinados a la educación privada-lucrativa y a la banca al fortalecimiento y la expansión de la educación pública, terminando con el Crédito con Aval del Estado y condonando las deudas estudiantiles.

2. Retirar las AFP del sistema de pensiones y construir un sistema basado en los principios de la seguridad social.

3. Garantizar la negociación colectiva por rama, sector o industria; el derecho a huelga efectivo y la igualdad salarial y de trato según género y condición contractual.

4. Crear un Seguro Único de Salud que mediante cotizaciones e impuestos financie un plan universal, público y solidario de salud. Detener el traspaso de recursos públicos a prestadores privados-lucrativos y las concesiones hospitalarias.

5. Garantizar el aborto legal, reconocimiento a la libre identidad de género y promover políticas de reconocimiento del trabajo reproductivo y de cuidados.

6. Asumir una política de verdad, memoria y justicia de las violaciones de derechos humanos, cerrando Punta Peuco sin impunidad y levantando el secreto impuesto al informe Valech I.

7. Anular y reemplazar la Ley de Pesca, en tanto legislación hecha bajo cohecho.

8. No designar en cargos de gobierno a ex miembros de directorios o gerencias de empresas ligadas al negocio con derechos fundamentales y/o bienes comunes estratégicos para el país.

9. Salida constitucional del neoliberalismo a través de una Asamblea Constituyente, comprometiéndose a impulsar los puntos antes expuestos y el retroceso de la subsidiariedad en los derechos sociales.

Noviembre 2017