Carta abierta a Carolina Goic (presidenta DC) ante violencia sexista de Diputado Ricardo Rincón

Carta abierta a Carolina Goic (presidenta DC) ante violencia sexista de Diputado Ricardo Rincón

Carolina Goic, precandidata presidencial y presidenta del Partido Demócrata Cristiano, presente.
En un contexto social de profundo cuestionamiento a la violencia sexista en todas sus formas, de avances en la sensibilización de la ciudadanía frente a los feminicidios diarios que ocurren en el país, y en la toma de conciencia de que las mujeres en Chile nos encontramos en constante riesgo por el hecho de ser mujeres, sin poder caminar en las calles libres de miedo o temor, y con hogares que pueden terminar siendo espacios de desigualdad, explotación y violencia por relaciones de poder, producto de quienes se sienten dueños de la vida y de la muerte de otras personas, repudiamos como Izquierda Autónoma la decisión de la Democracia Cristiana de no expulsar al diputado Ricardo Rincón por caso de violencia intrafamiliar.

En palabras propias del diputado, el caso fue sobreseído de la investigación penal en 2006, avalando la violencia no solamente institucional, sino que también de relación de poder al invisibilizar a su expareja. 

Una vez más, la política de la transición ha demostrado que ya no tiene deudas con las mujeres porque que ha terminado legitimando la desigualdad de género y sacrificando nuestros derechos. Sus estrechos intereses se expresan en esta decisión que perpetúa la violencia sexista con el silencio cómplice de la Nueva Mayoría. Su necesaria expulsión del partido hubiese sido una señal política clara por dejar de sacrificar a las mujeres.Por ello, reafirmando nuestra convicción y compromiso irrestricto con la lucha feminista, solicitamos a la actual candidata a la Presidencia Carolina Goic ponerse del lado de los derechos de las mujeres y que se expulse de sus filas al actual diputado, como a la vez exigimos la renuncia de Ricardo Rincón al parlamento por lo violento que es para Chile que siga ejerciendo como legislador.

La violencia hacia las mujeres no solo ocurre dentro de las familias, también en la justicia chilena, también en los partidos políticos de la transición, también en muchos espacios de nuestra sociedad. Solo podremos avanzar en la medida en que conquistemos derechos para las mujeres que hoy no se expresan en la Concertación o Nueva Mayoría.Las fuerzas emergentes debemos ser profundamente críticas de estos procesos y procedimientos para superar a la transición y asumir la tarea de construir el nuevo Chile que la sociedad demanda. Tal como lo han hecho históricamente las organizaciones de mujeres y feministas, seguiremos condenando la violencia y el silencio cómplice que nos ha privado de vidas, justicia y derechos.

Frente Feminista de Izquierda Autónoma

Izquierda Autónoma ante la discusión presidencial del Frente Amplio

Nuestro principal foco como Izquierda Autónoma, de cara a las elecciones nacionales de noviembre de este año, es contribuir a la conformación de una bancada parlamentaria por los derechos sociales. Queremos convertir la protesta social en capacidad efectiva de incidir en la construcción de un Estado democrático, que pueda desmercantilizar nuestras vidas y garantizar derechos universales. Con este fin nos hemos hecho parte de la construcción del Frente Amplio, y hemos presentado las candidaturas parlamentarias de Francisco Figueroa, Camila Rojas, Cari Álvarez y Rodrigo Oliva.

Sin embargo, también nos parece importante tomar posición ante la elección presidencial. Diversas organizaciones del Frente Amplio están haciendo esfuerzos para que, como bloque, podamos presentar una candidatura en este plano. Quien asuma esta responsabilidad importa porque, más allá del resultado, será una voz que representará a esta alianza en formación ante toda la sociedad, y su rol será determinante tanto para la identidad como para la unidad del proyecto.

Los últimos meses, Izquierda Autónoma barajó el nombre de Luis Mesina como posible candidato. Luis decidió, junto al movimiento No+AFP, no ser candidato, para concentrarse en las tareas del movimiento. Respetamos esta decisión y saludamos la buena disposición de Luis y el movimiento. En tanto, personas dentro y fuera del Frente Amplio promovieron el nombre de nuestro compañero Carlos Ruiz como posible candidato. Agradecemos las muestras de reconocimiento a quien, cuyo trabajo y liderazgo, ha sido y será fundamental para reimaginar la izquierda, sin embargo, creemos que en este momento de formación del Frente Amplio, la candidatura que se levante debe entusiasmarnos a todos por igual yconcitar altos niveles de unidad entre todos los partidos y movimientos que lo componen.

Considerando todo esto, es que hemos entrado en un proceso de deliberación para definir nuestra posición de cara a la primaria presidencial del Frente Amplio entre las opciones hasta hoy oficializadas dentro del bloque. Privilegiaremos la disposición a construir colectivamente este proyecto y a fortalecer su proyección. En ese sentido, pensamos que una candidatura presidencial puede contribuir a dotar al Frente Amplio de un contenido político y programático más coherente, recogiendo las ideas de avanzada defendidas por los movimientos sociales, y las voluntades que trabajan por reimaginar la izquierda. Son dichas capacidades las que, junto a la credibilidad de nuestros liderazgos, permitirán al Frente Amplio abrir un genuino proceso de transformación social.

Con la esperanza intacta,
Izquierda Autónoma

Izquierda Autónoma obtiene la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad Austral

Izquierda Autónoma obtiene la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad Austral

Los estudiantes de la Universidad Austral votaron por su nueva federación para este año y eligieron a Manuel Rauch, como su nuevo presidente. El estudiante de Licenciatura en Ciencias y militante de Izquierda Autónoma, sucederá en el cargo a Nicole Cornejo, militante del mismo colectivo y actual vocera de la Confech.

La lista “Construir universidad pública, semilla de un nuevo Chile”, liderada por Rauch, obtuvo la presidencia con 1.497 votos, equivalentes al 52,3% de los votos, y luego del triunfo, el nuevo dirigente llamó a sus compañeros a “transformar al movimiento estudiantil en un movimiento universitario, que incluya a todos los actores de la educación superior y que se proponga colocar la primera piedra hacia la reconstrucción de la educación pública en nuestra región y, por qué no, en nuestro país”.

Además, Rauch afirmó que “toda nuestra voluntad estará volcada hacia la democratización de nuestros espacios. En ese sentido, un primer paso será reformar los estatutos que rigen a la federación”.

La nueva directiva tendrá una tarea importante: disputar la reforma a la educación superior, proyecto actualmente estancado en la Cámara de Diputados. Actualmente, este plantel no estatal pertenece al grupo de instituciones privadas del Consejo de Rectores (G9), junto a los recintos católicos. Sin embargo, los estudiantes creen que debería desmarcarse y cumplir un rol laico y democrático en la educación superior de la región.

Carta abierta a las fuerzas de cambio

Carta abierta a las fuerzas de cambio

La sociedad chilena se encuentra ante una oportunidad histórica que puede permitirnos dar fin a 40 años de neoliberalismo avanzando hacia la construcción del país que queremos. Esta situación no es azarosa, es el fruto del ascenso de múltiples luchas sociales de todo tipo, en pro de derechos y seguridad social, descentralización, medio ambiente, feminismo, y un largo etcétera compuesto de reivindicaciones quizás imposibles de enumerar en su totalidad. Así de grande ha sido esta fuerza, ella es el artífice de este nuevo escenario y por tanto ella debe ser la protagonista.

Este año 2017, como cada año electoral, los administradores del duopolio pretenderán controlar los anhelos del pueblo chileno y harán acrobacias en sus carpas circenses con el objetivo de desmovilizar y legitimar una institucionalidad excluyente y corrupta.

Como organizaciones políticas y sociales hemos decidido disputar este proceso electoral precisamente para mantener en el debate nacional las demandas que los actores sociales han levantado. Por eso creemos imprescindible elaborar y defender un programa que exprese el conjunto de lo elaborado en los movimientos sociales que durante años llevan discutiendo democráticamente sus demandas, pensando en el Chile justo que deseamos construir. Rescatando el valor de la política, creemos que los partidos no deben suplantar a los movimientos sociales, sino que más bien colaborar en su proyección, inventando nuevas maneras de utilizar las instituciones actuales.

Para realizar estos objetivos, junto a otras organizaciones políticas y sociales, hemos decido integrar el Frente Amplio (FA) Esta plataforma une a decenas de organizaciones nacidas al alero de movimientos sociales y de nuevas organizaciones políticas hasta la fecha excluidas por la política binominal. Como toda alianza amplia, el FA es un espacio heterogéneo, integrado por fuerzas que poseen diferencias en múltiples áreas, pero que pese a ello están unidas en su rechazo al régimen neoliberal y en su voluntad de romper con la camisa de fuerza impuesta por el duopolio y la constitución de Pinochet.

Por, eso, estamos convencidos que hoy por hoy el Frente Amplio es el único espacio válido y viable que puede permitir al pueblo enfrentar la política neoliberal hoy dominante. Al interior del  FA hemos defendido los principios que aquí se señalan: plena independencia de los partidos y fuerzas sociales que hacen parte del duopolio político, la construcción desde la base de una nueva alternativa política, la toma de decisiones genuinamente democráticas, la articulación de lo político y lo social sin subordinación de lo social a lo político, la construcción democrática de una plataforma de cambios que refleje los anhelos del pueblo y sirva por ende como instrumento de proyección de las luchas sociales. Nuestro llamado es a que más organizaciones se sumen a disputar internamente el carácter del FA y entre todos mantener esta plataforma de unidad como alternativa política autónoma al duopolio y al servicio de las reivindicaciones levantadas en la lucha social.

Existen condiciones para dar esta disputa y que este año no sea uno perdido para las fuerzas transformadoras. Siempre arriesgamos mucho y esta vez no será la excepción, pero el avance popular se ha fraguado con valentía, superando la apatía individualista imperante, convocando a la sociedad chilena a esfuerzos considerados por algunos como imposibles o ridículos, pero la experiencia ha demostrado lo contrario, lo “imposible” está en realidad a nuestro alcance. Nuestra invitación es a seguir demostrando que otro Chile es posible, y que lo estamos construyendo.

Partido Igualdad; Izquierda Autónoma; Partido Ecologista Verde; Movimiento Democrático Progresista; Partido Poder

Nuevos voceros del Frente Amplio apoyan a huelguistas de filial de Metrogas y cuestionan legislación sobre negociación colectiva

Nuevos voceros del Frente Amplio apoyan a huelguistas de filial de Metrogas y cuestionan legislación sobre negociación colectiva

Francisco Figueroa, precandidato a diputado de Izquierda Autónoma, y Gael Yeomans, de Izquierda Libertaria, asumieron este fin de semana la vocería del Frente Amplio y criticaron duramente a Centrogas S.A. por no dar respuesta a los trabajadores que se encuentran en huelga legal desde el 24 de marzo.

A dos días de la entrada en vigencia de la nueva legislación sobre negociación colectiva, los voceros del Frente Amplio se reunieron con los trabajadores del Sindicato Interempresas Nacional de Trabajadores de la Empresa Compañía de Consumidores de Gas de Santiago SA, empresas filiales afines y otras, que representan a los trabajadores de Centrogas S.A., dependiente de la transnacional Metrogas, que se encuentran en huelga legal desde el viernes 24 de marzo.

Esto, tras el rechazo de la empresa a la propuesta de los trabajadores, que piden un incremento de 1,5% en sus sueldos más un bono de colación y movilización de $11.040, un bono de vacaciones de $60.000 y un bono de término de conflicto por $400 mil brutos. Esta situación llevó a que los 45 trabajadores de la empresa se plegaran a la huelga legal que inició este viernes, la primera de la historia de la empresa. Centrogas, que se opuso a la mejora de las condiciones de los trabajadores argumentando pérdidas, ha hecho noticia en los últimos años por exceder el límite de utilidades definido por la concesión.

Al respecto, el precandidato a diputado del Frente Amplio, Francisco Figueroa, señaló que “mientras Metrogas goza de utilidades que exceden lo permitido por la ley, su filial declara pérdidas para negarle dignidad a sus trabajadores. Se trata de un abuso permitido por la legislación vigente, de ahí la necesidad de reformas que efectivamente protejan a los trabajadores”

Por su parte, Gael Yeomans, secretaria de programática e institucional de Izquierda Libertaria, señaló que “es necesario generar transformaciones, porque hoy en día los intereses de los trabajadores no están contemplados en la legislación laboral”.

En paralelo a la huelga legal, el sindicato se encuentra demandando a las distintas empresas asociadas a Metrogas por el reconocimiento de la existencia de un empleador común o multirut.

Frente Feminista de Izquierda Autónoma participa en panel sobre Feminismo Partidario

Frente Feminista de Izquierda Autónoma participa en panel sobre Feminismo Partidario

El Frente feminista de Izquierda Autónoma participó esta tarde del panel “Feminismo partidario”, en el marco del conversatorio “Feminismo y Género”, convocado por la Fundación Miguel Herníquez. En el  espacio expuso Macarena Castañeda como representante del Frente Feminista, junto a feministas de Revolución Democrática, Partido Igualdad y otras fuerzas de cambio emergentes.

A continuación dejamos la presentación completa:

El feminismo en Izquierda Autónoma comienza a gestarse bajo la iniciativa de mujeres y disidentes sexuales, que en su propio proceso de formación política al fragor de procesos sociales, cuestionan sus roles en la militancia, indagando y acercándose al feminismo, tanto como una herramienta de deconstrucción y empoderamiento, como una forma de ampliar la propia política ejercida en una organización que iba creciendo y proyectándose. Durante este proceso ponen sobre la mesa del entonces colectivo, el cuestionamiento a las relaciones de poder y de desigualdad en base al género, y la necesidad de ampliar ese escaso y estancado concepto de democracia que veíamos en las lógicas de los partidos tradicionales de la transición. El feminismo nos da un prisma diferente desde donde mirar la democracia, tanto dentro de la organización como hacia la sociedad, incluidas nosotras como sujetas. Esto fue hace ya unos 6 años.

Sin embargo, que esta posición política tomara forma y comenzará a emerger con mayor fuerza dentro de la organización tomó más tiempo. Fue en el año 2014 que un grupo de mujeres se organizan y constituyen un primer espacio de pensamiento y elaboración política feminista. De ser una iniciativa de individualidades, pasó a ser una preocupación, interés y reflexión común. Hoy somos un partido que en su praxis diaria se interroga y se deconstruye en miras a su transformación: en miras de una Izquierda Autónoma feminista, que entiende que no hay género sin clase, ni clase sin género. En este sentido, la izquierda del SXXI solo será tal, en tanto sea feminista. Así hemos asumido el desafío de integrar dicho acumulado teórico a nuestros lineamientos políticos, proceso en el que nos hemos vertido desde hace 2 años, con enormes logros y aún más desafíos.

Nuestros fundamentos políticos se han encontrado siempre de la mano de un análisis y praxis de clase, en una tensión constante entre dominantes y subalternas, por tanto el feminismo desde donde nos situamos genera esta doble tensión que significa reconocerse como una sujeta con contradicciones propias del dominio patriarcal, pero que ello encuentra un caldo de cultivo ideal para la explotación de la clase, en nuestro caso una doble explotación.

¿Cuál entonces es el feminismo que hemos ido construyendo al fragor de los movimientos sociales y de nuestra deconstrucción como sujetas, sujetos y organización? Nuestra comprensión del feminismo se levanta desde el entendimiento del patriarcado como sistema de ordenamiento de las relaciones de poder en base a la categoría de género, lo que ha sido, en palabras de Federici, apropiado y refundado por el capitalismo para asegurar un modelo de producción que permite que la reproducción social no sea reconocida como trabajo, sea gratuita, y además por mandato social esté feminizada. Es decir, un trabajo gratuito que se le asigna a un sujeto -la mujer- y a un lugar -lo doméstico-.

La alianza capitalismo/patriarcado se encuentra entonces anclada en la División Sexual del Trabajo, que se basa en una concepción binaria de la sociedad -hombre/mujer- para dar orden a la sociedad, su producción y reproducción, y que norma nuestras identidades, sexualidades y relaciones, lo que permea a la misma diversidad sexual.

Materialmente, esta somete a las mujeres a relaciones de explotación en la reproducción de la vida y de desigualdad en el trabajo remunerado. Así, transitamos, en estadios como: la maternidad, la crianza, el trabajo doméstico, remunerado y precarizado, con una absoluta negación y mercantilización de derechos.

Los propias derrotas de la izquierda del SXX y el avance sin freno de la hegemonía neoliberal, no solo han desorientado nuestra lucha, sino que derechamente nos han expropiado banderas, como la libertad y la democracia. Ello no ha sido indiferente a la lucha feminista, que siendo por esencia insurgente, de ampliación y recuperación de la democracia, y por tanto sustancialmente emancipatoria y revolucionaria, también se ha visto expropiada de sus banderas por un neoliberalismo que ha logrado reciclar de manera no menor, la demanda de autonomía e igualdad de género manteniendo las relaciones de desigualdad. Lo ha resuelto en el supuesto de que la cuestión de la autonomía de los sujetos y sujetas y la igualdad entre géneros se resume en igualdad de oportunidades reguladas por el acceso al mercado.

Nancy Fraser, con mucha claridad, explica este desarme, señalando que el posmodernismo ha logrado confundir a las actorías sociales emergentes, situando como antagonistas la lucha por el reconocimiento de las identidades, de la lucha de clases. Esta dicotomía sólo ha alimentado al poder hegemónico en la reproducción del orden social, fraccionando y debilitando a los mismos grupos oprimidos. El progresismo neoliberal ha hecho creer que igualdad es lo mismo que meritocracia y que emancipación es el ascenso de pequeñas elites.

Para nosotras, las feministas autonomistas, tal progresismo es nocivo, no solo por que difumina la posibilidad de definir el feminismo más allá de una expresión cultural que al mercado le va muy bien de vez en vez (recordemos caso poleras ripley o la niunamenos en la moneda), sino porque además le usurpa su capacidad de constitución por fuera del pacto que hoy no nos permite incidir en la toma de decisiones centrales que afectan nuestras vidas, es decir, no nos permiten la soberanía ni del cuerpo, ni del ejercicio en el territorio, ni del ejercicio democrático, ni ciudadano, ni de clase etc. Es por ello que determinamos la importancia en que este progresismo de ONU mujeres, este progresismo que usurpa desde la moneda la posibilidad de emergencia de las demandas de las mujeres, lesbianas, trans y feministas encuentre un freno en nuestra propia acción colectiva,donde seamos capaces de interlocutar por nosotras mismas, sin reemplazo ni usurpación.

Ahora, esto tiene en este momento una posición y necesidad de despliegue concreto, y seremos completamente transparentes en cada lugar por qué pensamos que la crítica y el debate es la base fundamental de despliegue de nuestro “ser sujetas políticas en Chile”. Las feministas de IA también tenemos nuestros ojos y energías puestas tanto en la organización de base, como en el frente amplio, organización que recién comienza a reunirse y que aún tiene muchas interrogantes, con fuerzas con las que nos hemos encontrado antes en similitudes y a la vez en diferencias. Entendemos que la política feminista no es solo una política diseñada para la persecución de los intereses de las mujeres como sujetas y disidentes sexuales, sino como la persecución de las metas y aspiraciones feministas dentro de un contexto más amplio de disputa: la conquista de las anheladas promesas de igualdad y libertad, y finalmente de emancipación de todas y todos.

 

De esta manera, 1) la lucha por derechos sociales, sexuales y reproductivos, es decir, la lucha por el derecho a tener derechos, 2) la lucha por una vida sin violencia, es decir, la lucha por relaciones sociales de igualdad y libertad, y 3) la lucha por el pleno reconocimiento de la identidad de género y/o sexual, es decir, la lucha por el derecho a ser sujetos y sujetas de derechos; que han movilizado a las mayorías de Chile en estos últimos años, nos posicionan de frente en contra de la precarización y la desigualdad, construyendo una voluntad para avanzar hacia un nuevo ciclo de luchas emancipatorias. La lucha feminista para un proceso transformador, para un otro Chile.

Para finalizar quisiera quedarme con una frase inmensamente significativa para mi en este proceso colectivo, “La incorporación de las mujeres al mundo será para el movimiento feminista un proceso transformador del mundo… Un mundo que está por hacerse y que no se construye sin destruir el antiguo.” que por supuesto es de Julieta Kirkwood.

Gracias,