Propuesta de Izquierda Autónoma para un debate en el Frente Amplio sobre la segunda vuelta

Propuesta de Izquierda Autónoma para un debate en el Frente Amplio sobre la segunda vuelta

El Frente Amplio y la segunda vuelta presidencial

NUESTRO COMPROMISO ES CON LAS TRANSFORMACIONES

 

El Frente Amplio tiene la responsabilidad de profundizar el ciclo de enfrentamiento a la hegemonía neoliberal abierto por las luchas sociales de 2006-2011. De ahí que no pueda renunciar a influir en el resultado de una segunda vuelta en caso de no pasar, ni dejar de convocar al electorado Nueva Mayoría en caso de conseguirlo. Asumir tal responsabilidad supone tanto derrotar la ofensiva empresarial que representa Piñera como enfrentar la ambigüedad de una Nueva Mayoría que ha terminado por poner en riesgo las transformaciones que Chile necesita.

Para lograrlo, proponemos que el Frente Amplio convoque a un diálogo con Alejandro Guillier y los partidos que lo apoyan -la otra fuerza con opciones de pasar a segunda vuelta- para comprometerlos con reformas orientadas a garantizar aquellos derechos sociales hoy arrebatados por el mercado, avanzar en desmantelar el Estado subsidiario heredado de la dictadura, y sentar las bases de una democratización de la política que revierta su captura a manos del gran empresariado.

Ponemos esta propuesta a disposición de los espacios de base del Frente Amplio, de sus organizaciones políticas y de nuestra candidata presidencial Beatriz Sánchez.

Nuestros compromisos: unidad y autonomía

Cualquiera sea el resultado de la deliberación sobre qué hacer en segunda vuelta, el Frente Amplio debe actuar con unidad. No obstante, este imperativo tiene como condición la formulación de propuestas concretas para dar un debate colectivo y abierto a las bases y adherentes del Frente Amplio, así como un proceso democrático de resolución. La unidad con que actuemos en una eventual segunda vuelta sin nuestra candidata presidencial en la papeleta, determinará nuestra capacidad de proyectarnos como algo más que una mera alianza electoral después del 19 de noviembre.

El futuro del Frente Amplio y de las banderas que defiende depende también de mantener total autonomía de un eventual futuro gobierno de la Nueva Mayoría. Estamos a disposición de los esfuerzos necesarios para hacer posibles las transformaciones que Chile necesita, pero no para involucrarnos en negociaciones por cargos que nos desarticulen y subordinen a los intereses de un proyecto que no es el nuestro. Objetamos la incidencia política mediante la incorporación de militantes en cargos del gobierno por la imposibilidad de desarrollar nuestro proyecto en los estrechos márgenes definidos por la Nueva Mayoría. Lo que necesitamos no son asesores, subsecretarios ni ministros, sino consolidar un nuevo proyecto político.

 

Compromisos programáticos

  1. Educación pública y universalidad del derecho a la educación

-Avanzar hacia una hegemonía de la educación pública escolar y superior (técnica y universitaria), financiando la expansión de su matrícula con los recursos destinados por este gobierno a subsidiar la educación privada-lucrativa y el negocio bancario con la educación, erradicando así el endeudamiento.

-Mejora salarial docente y de las condiciones pedagógicas para el ejercicio de su trabajo, avanzando en su reconocimiento como empleados públicos, la reducción de niños por sala, el aumento de horas no-lectivas, el término del SIMCE y la implementación de un currículum más integral y no sexista.

 

  1. Seguridad social y nuevo pacto laboral

-Planificar el retiro de las AFP del sistema de administración de las cotizaciones de los trabajadores y construir un sistema de pensiones basado en los principios de la seguridad social.

-Garantizar la negociación colectiva por rama, sector o industria; el derecho a huelga efectivo y la igualdad salarial y de trato según género y condición contractual.

 

  1. Salud pública y plan solidario universal

-Frenar el traspaso de recursos públicos a prestadores privados-lucrativos de salud, las concesiones hospitalarias y crear un Seguro Único de Salud que mediante el 7% de la cotización e impuestos financie un plan universal, público y solidario de salud.

 

  1. Derechos sexuales y reproductivos

-Garantizar el posnatal en iguales condiciones para hombres y mujeres y el derecho universal a sala cuna, sin importar número de trabajadoras.

-Legalizar el aborto seguro, gratuito e informado.

 

  1. Derechos humanos y democratización del Estado

-Cerrar Punta Peuco sin impunidad y levantar el secreto impuesto al informe Valech I, permitiendo el derecho a la justicia de víctimas y sobrevivientes, y a la verdad para la sociedad chilena.

-Abrir un diálogo político vinculante con las diversas organizaciones del Pueblo Mapuche, reconociendo su derecho a la autodeterminación.

 

Compromisos de democratización política:

  1. Poner fin a la puerta giratoria: No designar a ningún ministro, subsecretario o superintendente que haya pertenecido al directorio o la gerencia de una empresa privada ligada al negocio con derechos fundamentales y/o bienes comunes estratégicos para el país.

 

  1. Participación social vinculante en las reformas: Constituir espacios resolutivos de conducción y diseño de las reformas en cada ministerio encargado de concretar los compromisos programáticos (Educación, Trabajo y Previsión, Mujer y Equidad de Género) con la participación vinculante de los movimientos sociales y las fuerzas políticas que concurran a este acuerdo.

 

  1. Derogación de leyes ilegítimas: Anular y reemplazar la Ley de Pesca, en tanto legislación hecha bajo cohecho

 

Descargue aquí la propuesta completa.

 

Izquierda Autónoma

Octubre de 2017

Sobre el compromiso del Frente Amplio con la condonación de la deuda educativa

Sobre el compromiso del Frente Amplio con la condonación de la deuda educativa

El día de hoy nuestra candidata presidencial Beatriz Sánchez hizo pública su propuesta de condonación de las deudas contraídas para financiar estudios a través del CAE, créditos CORFO y el Fondo Solidario; el fin del endeudamiento como mecanismo para financiar la educación superior y un plan de transición para avanzar hacia la expansión de la educación superior pública 100% gratuita con los recursos que hoy el Estado destina a financiar el CAE a través de los bancos. Todas estas medidas son un paso importante para hacer retroceder el mercado de la educación y avanzar hacia la conquista de derechos sociales.

Como candidatos a diputados y diputadas de Izquierda Autónoma y el Frente Amplio recibimos con entusiasmo este anuncio y saludamos la decisión de nuestra candidata presidencial de incorporarlo a sus propuestas programáticas. Se trata de una decisión valiente, pues enfrenta directamente a los grupos económicos que se han enriquecido a costa de los derechos de la mayoría, a la vez que ofrece una solución inmediata a cientos de miles de familias agobiadas por el endeudamiento para acceder a la educación. Además, valoramos la presentación de la propuesta junto al movimiento “Deuda Educativa”, organización de deudores y deudoras educacionales, que durante los últimos años ha luchado por la condonación de las deudas por estudiar y que ha puesto en el centro del debate educacional la problemática de los deudores. Con ello Beatriz Sánchez da una potente señal sobre la importancia y protagonismo que las organizaciones sociales deben tener en la política de nuestra coalición.

Al interior del Frente Amplio existe una discusión abierta sobre si la participación ciudadana debe canalizarse a través de una alianza con las organizaciones y movimientos sociales, o si ésta debe tomar la forma de consultas o plebiscitos donde cada individuo se pronuncia frente a opciones preestablecidas, como ocurrió en el reciente plebiscito programático del Frente Amplio. En contraste con esa restringida concepción de participación, estamos convencidos que hacer propias las demandas y propuestas de los movimientos sociales, tal como ocurrió en materia de condonación de la deuda educacional y en la decisión de acoger la propuesta de la Coordinadora No + AFP como parte de nuestro programa, contribuyen de manera sustantiva a la construcción de una fuerza política que proyecte a la política los intereses sociales excluidos por la Derecha y la Concertación.

El Frente Amplio sólo tiene sentido si consolida su opción por ponerse al servicio de las demandas de los movimientos que durante los últimos años han liderado las luchas por derechos sociales que han ampliado los límites de lo políticamente posible y abierto la puerta para la constitución una nueva fuerza política que encarne esas aspiraciones. De lo contrario, el carácter social de la política seguirá siendo restringido y excluyente.

Como futuros diputados y diputadas del Frente Amplio nos comprometemos a defender esta propuesta en el Congreso y nos ponemos a disposición de los movimientos sociales para contribuir en la lucha por recuperar nuestros derechos sociales y democratizar el país.

No más endeudados por estudiar. Educación pública, gratuita y de calidad.

Francisco Figueroa, Coordinador de Izquierda Autónoma y candidato a diputado por el Distrito 10.

Camila Rojas, candidata a diputada por el Distrito 7.

Rodrigo Oliva, candidato a diputado por el Distrito 2.

Cari Alvarez, candidata a diputada por el Distrito 24.

 

El programa de salud de Izquierda Autónoma

El programa de salud de Izquierda Autónoma

Izquierda Autónoma presentó su propuesta programática de salud, documento que contempla un conjunto de iniciativas que buscan terminar con la mercantilización de un derecho básico como es el acceso a la salud.

El documento establece cuatro principios fundamentales para conseguir una reforma estructural desmercantilizadora y que permita la conquista del derecho a la salud: universalidad, solidaridad, gratuidad e igualdad.

La propuesta programática además consta de siete ejes prioritarios que tienen como objetivo central expandir y fortalecer el sistema público, lo que al mismo tiempo permite el retroceso del mercado en la salud: Sistema de Seguridad Social de salud universal y público; financiamiento a los prestadores públicos; inversión en infraestructura hospitalaria; fortalecimiento de la atención primaria como pilar central del sistema de salud; nuevo trato con los trabajadores de la salud; expansión y mejora de los planes de formación de médicos especialistas; política de medicamentos y propuestas en derechos sexuales y reproductivos son la base del programa.

Entre las propuestas que establece el documento está la creación de un sistema universal y público de Seguridad Social en salud, que se financiará con las cotizaciones obligatorias además de aportes a través de impuestos. Estos recursos serán destinados a un plan universal de salud y serán administrados por una entidad sin fines de lucro. Para concretar esta iniciativa es necesario contar con una reforma constitucional que asegure el derecho pleno de acceso a la atención de salud donde el responsable último será el Estado.

Otra de las propuestas que contempla el documento tiene relación con el financiamiento a los prestadores públicos de salud y para esto se plantea el pago per cápita con un ajuste de riesgo a nivel de servicio de salud, lo cual implica fomentar la integración de proveedores, con el objetivo de poseer una herramienta de asignación de recursos que sea más justa y basada en las necesidades sanitarias de la población.

En cuanto a infraestructura hospitalaria, una de las falencias más evidentes del actual sistema público, Izquierda Autónoma postula descontinuar la política de concesiones y robustecer la capacidad del Estado para la construcción de hospitales, lo que además implica un fortalecimiento de la unidad de inversión del Ministerio de Salud, en el sentido de darle un rango de División General.

Entre las iniciativas que además considera la propuesta está fortalecer la atención primaria, para que realmente sea el pilar fundamental del Sistema de Salud, siendo imprescindible mejorar su financiamiento y gestión. Un factor esencial en el sistema de salud chileno son sus trabajadores, es por eso que también se propone mejorar las condiciones laborales y ampliar el acceso a capacitación continua a trabajadores y trabajadoras de la salud. Así también es necesario favorecer la contratación en forma directa por las instituciones prestadoras, ya sea pública o privada.

Los medicamentos son otro elemento clave en el sistema de salud, ya que hasta ahora solo son vistos como bienes y no como servicios. Ante esto se cree necesario incluir la terapia al Derecho a la Salud en la Constitución, además de medidas como la revisión del Formulario Nacional de Medicamentos y elaborar colectivamente una nueva Política Nacional de Medicamentos, entre otras.

La provisión de derechos sexuales y reproductivos es un componente fundamental para un proyecto transformador, es por eso que el programa también considera la implementación de una educación sexual universal feminista con un enfoque principalmente en derechos y no meramente biológico.

En la misma línea se formula terminar con el aborto clandestino otorgando aborto seguro por la simple solicitud de la mujer hasta un plazo de 14 semanas y en los casos de edades gestacionales más tardías puedan usarse causales como salud materna o fetal (no solo el riesgo inminente de muerte) o malformaciones fetales graves (no solo incompatibilidad con la vida extrauterina).

Pueden leer la propuesta completa pinchando la imagen:

PROGRAMA SALUD IA 2017

Ante el plebiscito programático del Frente Amplio: Nuestro compromiso es con el movimiento social

Ante el plebiscito programático del Frente Amplio: Nuestro compromiso es con el movimiento social

A contar de mañana se vota parte del programa del Frente Amplio a través de un plebiscito. Como Izquierda Autónoma participaremos, pero consideramos necesario plantear que vemos en el resultado final de este ejercicio un retroceso en el esfuerzo de hacer del FA una herramienta para transformar Chile.

El Frente Amplio es una coalición heterogénea en su ideología y origen, pero unida en lo programático. Más allá de las diferencias que una organización joven debe tener, el programa de derechos sociales, levantado por movimientos populares en su lucha contra la mercantilización de la vida, la reivindicación de derechos civiles, algunos conculcados las últimas décadas y otros que Chile nunca ha conocido, junto a la abolición de los enclaves autoritarios que impiden una democracia plena, todo lo cual debe reflejarse en una Nueva Constitución, han sido desde un inicio el programa y la unidad del Frente Amplio.

Como parte de su proceso de construcción, se decidió fortalecer esta unidad mediante encuentros programáticos territoriales, conformación de grupos por áreas y articulación con organizaciones y movimientos sociales. Este trabajo no fue gratuito, pues implicó enfrentar una primaria y dos meses adicionales con nuestra candidata presidencial sin programa definido. Pero tampoco fue en vano, pues ayudó a fortalecer la unidad programática de militantes, independientes y movimientos sociales que forman parte del FA. Educación, salud y pensiones como necesidades colectivas, derechos sociales y reproductivos garantizados por el Estado, una negociación colectiva y huelga efectiva para redistribuir la riqueza, son parte de un extenso programa de transformaciones que no podemos reproducir por entero aquí.

El plebiscito programático al que se nos convoca esta semana, sin embargo, no es un paso adelante en este camino. Predominó en su diseño final una visión que en lugar de promover el valor del diálogo y los consensos construidos los últimos meses, los descartó despojando el componente político de ese proceso. El resultado es un plebiscito que no representa diferencias realmente existentes en el Frente Amplio, levanta disensos artificiosos y aliena su articulación con el movimiento social. Se incorporan además tecnicismos incomprensibles fuera de ciertos círculos expertos, fallándole así al llamado de nuestra candidata presidencial a que el Frente Amplio se abra y haga sentido a la mayoría de los/as chilenos. Esto convive, finalmente, con que el grueso del programa no está sujeto a votación por ser parte de consensos previos, es decir, se convoca a algo con la ilusión de que todo se decidirá ahí cuando no es efectivo.

Sin duda este proceso concluye de una forma distinta a la que se pensó. Para sacar lecciones de lo ocurrido es preciso entender que el problema de fondo es político,  no organizativo, y alude a una concepción individualista y tecnocrática de la construcción política, que concibe la participación como un acto reducido a la elección individual de posiciones preconcebidas, antes que como un ejercicio colectivo fundado en la deliberación y la construcción de acuerdos. Pese a gozar de aceptación mediática en tiempos de neoliberalismo y desprestigio de la política, esta visión está reñida con el fortalecimiento de la asociatividad y la apropiación popular de la política. No es una visión mayoritaria en el Frente Amplio, pero se impuso por la incapacidad de resolver políticamente las diferencias entre quienes creemos en un proceso de construcción a largo plazo. Sus impulsores, principalmente ubicados en un sector de Revolución Democrática, le deben al FA y a sus adherentes una autocrítica.

Como Izquierda Autónoma mantuvimos una posición disidente a la hora de definir cómo elaborar el programa del Frente Amplio. Desde un comienzo sostuvimos la necesidad de priorizar el trabajo con los movimientos sociales, cuyas demandas son fruto de años de organización, movilización y apropiación colectiva de los desafíos que el Chile actual presenta para las fuerzas de cambio. Sin embargo, trabajamos y lo seguiremos haciendo con respeto a las decisiones colectivas del Frente Amplio. Aún nos sentimos parte de este proceso y valoramos especialmente el trabajo realizado por Beatriz Sánchez, quien relevó el trabajo programático de diversos movimientos y organizaciones, mediante gestos sencillos pero valiosos, abriendo las puertas para que organizaciones como la nuestra iniciemos el trabajo a largo plazo de construir unidad entre movimiento político y social.

A pesar de los desvíos, votaremos en este plebiscito por los puntos que reúnen las propuestas que los movimientos sociales que luchan contra la mercantilización de nuestras vidas han propuesto para construir un sistema garante de derechos sociales universales, un nuevo pacto laboral y la democratización profunda del Estado. Nuestro principal compromiso, sin embargo, es poner nuestra fuerza y futuros representantes en el Congreso a disposición del nuevo movimiento popular chileno, sus organizaciones y demandas. Sólo así el Frente Amplio será una efectiva herramienta de la organización social y autonomía política de las mayorías.

FRANCISCO FIGUEROA PRESENTÓ CONSEJO SOCIAL DE SU CANDIDATURA AL DISTRITO 10 CON DIVERSAS PERSONALIDADES

FRANCISCO FIGUEROA PRESENTÓ CONSEJO SOCIAL DE SU CANDIDATURA AL DISTRITO 10 CON DIVERSAS PERSONALIDADES

El candidato a diputado del Frente Amplio por el polémico distrito 10 y vocero de Izquierda Autónoma, Francisco Figueroa, presentó su consejo social, integrado por diversas personalidades del mundo social, político y cultural, como el ex candidato presidencial Jorge Arrate; la ex subdirectora del Sernam, Gloria Maira; y el presidente de la FEUC 2016, Daniel Gedda, quienes entregaron su apoyo al dirigente pues creen que él encarna un proyecto de construcción de izquierda que va más allá del momento electoral.

“La candidatura de Francisco Figueroa tiene una importancia mayor que la que tenía hace unas semanas atrás, porque está representando al proyecto de una candidatura emergente, en el marco de un Frente Amplio que contiene otros componentes”, dice Arrate, quien desestimó que la crisis del FA haya desdibujado su proyecto, pues “en todos los procesos políticos de estas características siempre van a ocurrir episodios de desencuentro, y sin embargo sigo creyendo que el FA es una esperanza”.

Gloria Maira, quien hoy milita en RD, añade que el FA podrá salir adelante, pues “la política es una construcción cotidiana, donde hay avances, retrocesos, aprendizajes, y eso hace a una buena política. Como feministas, estamos acompañando a Pancho porque creemos que él puede encarnar algo que ha sido una aspiración de décadas para nosotras, y es que o la izquierda es feminista o no es izquierda, y creemos que Pancho personaliza esa construcción”.

Daniel Gedda también entregó su apoyo, dice que en la política hay proyectos que “quizás están viciado por el electoralismo, pero aquí queremos construir una herramienta político social que mire más allá de las elecciones. Este esfuerzo colectivo tiene que construirse de una manera distinta y me ha tocado ver varios comentarios, incluso del sector del que provengo, que dicen que esta nueva forma de hacer política es más humo que verdad. Creo sinceramente que no tiene por qué ser así, y esta candidatura espero que venga a trabajar por ese espacio común”.

Por su parte, Francisco Figueroa, reconoce que el FA pasa por un momento tenso, pero recuerda que “en la vida se aprende a costalazos y este fue uno. Pero el que esperaba que saliera olor a rosas de esto, se equivocó. Lo importante es sacar las lecciones correctas de este momento. Y nuestra elección es poner por encima de los egos, por encima de las peleas personales, la construcción de proyectos de cara a una ciudadanía”.

En esa línea, el candidato dice que la tarea es “convocar a esa inmensa mayoría que no se siente representada por la política, pero que se moviliza día a día por los derechos de los jóvenes, de las mujeres, de los pobres, y que no tiene una alternativa política, que sepa que hoy se puede construir una alternativa”. Y añade que “el objetivo fundamental es construir una bancada parlamentaria en función de posibilitar una representación colectiva lo más amplia posible, porque los verdaderos adversarios son quienes a través de Corpesca, SQM, las AFP y las isapres, han impedido que los representantes se deban a quienes los eligen”.

“Que Figueroa salga electo es central para el FA”

En el encuentro también estuvo Carlos Ruiz, dirigente de Izquierda Autónoma y director de Nodo XXI, quien plantea que la elegibilidad de Figueroa “es central para la construcción del FA y para que este pueda proyectarse más allá de las elecciones. Adquiere otra connotación este trabajo en este momento y a partir de las situaciones que se han proyectado”.

Y Faride Zerán, vicerrectora de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Periodismo, agrega que la candidatura de Figuera debe “acentuar el sentido de que sí es posible que esta generación irrumpa con una nueva forma de verdad de hacer política, reencantar a quienes se desencantaron en las últimas semanas. Y también dotar de contenido, de una densidad e ideas, cosa que en distintos ámbitos de la política nacional no se están viendo”.

Los asistentes al encuentro fueron:

-El ex candidato presidencial Jorge Arrate;

-El sociólogo Carlos Ruiz E.;

-Los cineastas Cristián Galaz y Andrea Ugalde;

-La periodista y académica, Premio Nacional de Periodismo 2007, Faride Zerán;

-La dirigenta de DDHH, Haydée Oberreuter;

-La economista y feminista Thelma Gálvez;

-La feminista y ex subdirectora del Sernam, Gloria Maira;

-El presidente de la FEUC 2016, Daniel Gedda;

-El abogado laboralista, José Luis Ugarte;

-Nicolás Aldunate, presidente del Sindicato de Trabajadores a Honorarios del Ministerio de Educación;

-La dirigenta feminista Daniela López;

-El consejero general de Colegio Médico, Gonzalo Rubio;

-El presidente de los Médicos Residentes Chile, Gonzalo Pavez;

-El secretario general de la FECh, Diego López;

-El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad San Sebastián, Javier Sepúlveda.

Frente Feminista de Izquierda Autónoma critica proyecto de aborto por “perpetuar la criminalización”

Frente Feminista de Izquierda Autónoma critica proyecto de aborto por “perpetuar la criminalización”

El proyecto de despenalización del aborto en tres causales está en su etapa final, luego de que este martes fuera revisado por la sala del Senado, luego de dos años y medio de tramitación. Sin embargo, y pese a que inicialmente la propuesta ya era débil, durante este tiempo los parlamentarios la han empeorado en cada instancia de discusión, como es el caso de las niñas menores de 14 años, quienes necesitarán la autorización de un tribunal para someterse a la interrupción.

Ante ese escenario legislativo, el Frente Feminista de Izquierda Autónoma criticó el proyecto y afirmó que no constituye un avance para las mujeres. Cari Álvarez, integrante del frente y precandidata a diputada por Los Ríos, afirmó que “el proyecto perpetúa la criminalización. El hecho de que los tribunales de familia autoricen el aborto en casos de niñas menores de 14 años, no bastando el equipo médico, y la obligatoriedad de hacer una denuncia en caso de violación, fuerza a las mujeres a someterse a contextos de revictimización y riesgo social y familiar, siendo que en su mayoría son mujeres que vienen de un contexto de extrema violencia”.

“En este proyecto, la posibilidad de que avancen los derechos de las mujeres se ve reducida a la medida de lo posible, priorizándose el viejo pacto de la política de los acuerdos entre la derecha y la Nueva Mayoría, que es igual a la Concertación”, agregó Álvarez.

Camila Rojas, precandidata a diputada por Valparaíso, añadió que “el debate legislativo se ha movido en dirección contraria a la voluntad ciudadana. Recordemos que la sociedad chilena ha ido avanzando en la politización del aborto, pasando del silencio sobre este y otros aspectos de los derechos sexuales y reproductivos, a un debate público que rompe el estigma sobre las mujeres y el ejercicio de su legítima decisión a interrumpir una gestación”.

La ex presidenta de la FECh explicó además que, según la encuesta Adimark, “más del 70% de la población está de acuerdo con la despenalización en las tres causales del proyecto de ley, y 52% de las mujeres en Chile considera que el aborto debiera ser un derecho. Lo que fue en sus inicios un proyecto acotado y poco ambicioso de despenalización del aborto, hoy es un proyecto de ley aún más cercenado y restrictivo”.

Y Macarena Castañeda concluyó que “en este contexto de cercenamiento que castiga a las mujeres y niñas, no podemos considerar a este proyecto como un avance. Lamentamos que la ley termine en estas condiciones, pero reafirmamos nuestro compromiso en continuar la lucha por una verdadera despenalización legal y social del aborto, que permita la conquista plena de los derechos sexuales y reproductivos, como expresión de nuestro derecho a decidir sobre nuestras vidas como mujeres”.