bannerpdfmanifiesto1

Avanzar (sin tomar atajos)

El año que comienza representa un gran desafío para cualquier esfuerzo de izquierda revolucionaria. Ya hemos sido testigos de cómo comienzan a moverse las fichas de lo que será el mayor peligro para la configuración de un bloque que se proponga realizar cambios radicales en nuestro país: la cooptación política y de banderas por parte de las estructuras que se alinean por el proyecto político de la transición.

El movimiento social fue capaz de mover el eje de discusión política, tanto de los límites de ésta como en donde se desarrollaba. De esta forma hablar de derechos universales y de educación gratuita dejó de ser una locura, y pasó a ser un tema de discusión nacional. De la misma manera, la discusión y la deliberación política dejó (al menos por un momento) de ser privilegio privativo del Congreso o de los especialistas técnicos en la materia. Se podría decir que, después de muchas décadas de silencio, las mayorías pudieron asomarse y dejaron claro qué tan en deuda está Chile con su democracia.

La posibilidad de ensanchar y profundizar esta trinchera, conquistada a través de la movilización, es la que se encuentra en juego el 2013. La clase política y el empresariado, verdadero poder detrás de la primera, harán lo posible porque todo vuelva al antiguo estado de cosas, incluso si significa realizar cambios cosméticos. No lo harán a través de una negación explícita a las demandas de la movilización, sino que cooptarán sus banderas y sus dirigentes. Esta cooptación puede tomar muchas formas, y vendrá tanto de la Derecha como de la Concertación. Desde el más burdo ofertón electoral, hasta la inclusión de las demandas del movimiento en el nuevo programa de gobierno de la “oposición”. Nos llamarán a “hacer política en serio” y a participar del lugar donde en realidad se realizan los cambios. 

Ante este escenario una izquierda que quiera proyectar la movilización y realizar cambios estructurales a nuestra sociedad puede caer bajo uno de los muchos cantos de sirena. Por un lado, se puede caer en el juego de los poderosos, la idea de “todos contra la derecha” nos puede nublar la vista de la realidad: el proyecto neoliberal se empuja tanto por la Derecha como la Concertación. Por otro lado, de nada sirve una izquierda que ante la adversidad esconde la cabeza y hace las veces de que el problema no existe. El poder intentará hacerse de las demandas del movimiento social y resolver el conflicto dentro de los límites de su proyecto neoliberal. Refugiarse en el localismo y la anti-institucionalidad sin hacerse cargo de la correlación de fuerzas, sólo le hará más fácil el camino al enemigo.

Asimismo es posible sobre-estimar la fuerza propia y subestimar la del enemigo. No es posible enfrentar el 2013 como si fuese una continuación del 2011, mucha agua ha pasado bajo el río. Por un lado los niveles de organización, movilización y concientización de los estudiantes se ha estancado. Si bien se ha resistido la arremetida neoliberal en el campo educacional por parte del Gobierno, lo que se ha avanzado ha sido muy inferior a las expectativas que en un momento se levantaron. Por el otro los poderosos se han puesto a la obra en reconstruir sus mecanismos de dominación, después de todo, y a pesar de los intentos de los estudiantes de evitarlo, mucha de la frustración del 2011 fue capitalizada políticamente en las municipales por la Concertación. 

La pregunta central, y de la cual intentaremos hacernos cargo en este, el segundo número de la Revista Contratiempo, es ¿Cómo avanza el movimiento social haciéndose cargo del escenario político del 2013, y a la vez es capaz de mantener la autonomía política que le permita hacer carne sus demandas y su proyecto?

Los artículos que presentamos en el número que tienes en tus manos están en la línea de contestar esta interrogante.

80x15

Artículos

1. ¿Qué significa construir autonomía política?

2. Salud: Un Derecho Desgarrado por el Mercado

3. Los desafíos de un nuevo ciclo de luchas

4. De cara al 2013, alternativas de construcción desde la izquierda.

5. “Hay que tomarse la tele y la política, no regalar ningún espacio”, entrevista a Fabrizio Copano

6.”Neoliberalismo” y cambio social en latinoamérica

7. BOINC: Investigación científica basada en la colaboración