Declaración Izquierda Autónoma U. Chile

El fuerte cuestionamiento a los pilares del modelo educativo que han producido las movilizaciones del 2011, se expresa ahora en el sinfín de problemas que genera este modelo segregado, autoritario y elitista. Sin embargo, desde la lucha contra el Crédito con Aval del Estado, pasando por la disminución de los Aportes Fiscales Directos, el autofinanciamiento, los convenios de desempeño, los innumerables conflictos locales, hasta las movilizaciones nacionales por la educación, hemos aprendido muchas lecciones. Las más importantes deben ser las siguientes: el problema central de la educación está en su diseño global, en que ésta es un bien de consumo que ofrece el mercado a cada quien según su bolsillo, en la medida que se entiende que la educación es un asunto individual que solo genera retorno privado. Otra gran enseñanza ha sido entender que para luchar contra este sistema no basta con enfrentarse a los pequeños funcionarios del mismo (Mineduc, Rectores, Decanos), sino a los creadores, perpetuadores y defensores del modelo.

Por tanto, este año y post 21 de Mayo el movimiento estudiantil debe volver a reflexionar en torno a sus objetivos y a los obstáculos que tiene en el camino para conseguirlos. Con un gobierno que sólo apostó por meros maquillajes del sistema y que perdió la oportunidad de hacer los cambios que se exigen en las calles, los candidatos presidenciales de la transición buscarán manosear y re-interpretar nuestras demandas para frenar el cuestionamiento a la legitimidad del Estado subsidiario. Los abanderados harán de la gratuidad, el no al lucro y la democratización, reformitas de macetero. Cambiarán todo para dejarlo igual y para lograrlo intentarán borrarnos del mapa. Seremos nuevamente los inútiles subversivos y dirán que la calle no juega en la política. Por tanto, no podemos quedarnos y retroceder a la pelea chica mientras desde arriba nos invisibilizan. La tarea este año es defender las banderas que hemos levantado los últimos años, del oportunismo electoral para proyectar un 2014 movilizado, haciéndonos cargo de los procesos que hemos construído.

Esta lucha será de largo aliento, hasta noviembre. El bombardeo electoral copará la agenda con escupos, insultos, revelaciones grandilocuentes e irrelevantes. Por eso creemos que con la experiencia que tenemos en el cuerpo debemos proyectar un plan de lucha para el año, que delimite los hitos más importantes de movilización y el año electoral, para saber cuándo atacar y cuándo acumular fuerzas.

Hitos de Movilización

En lo inmediato, las primarias aparecen como el primer escenario de cooptación que debemos salir a enfrentar. Ya ha anunciado Michelle Bachelet una “gratuidad” mediante impuestos a profesionales, lo cual a todas luces va en la dirección contraria a lo que hemos planteado, pues es regresivo, le sigue sacando dinero a las personas y dejando intactos los intereses de los grandes empresarios. No podemos dejar pasar discursos como estos. De cara a las marchas del 13 y 26 de Junio debemos recomponer la masividad, hablarle al país junto a todos los sectores movilizados, con la misión de articular un gran proyecto educativo que no se delegue en las viejas fuerzas, sino que el mismo movimiento por la educación tenga la capacidad para llevarlo a cabo.

Además de las fechas anteriores, desde ya podemos vislumbrar la marcha del 11 de Julio, la ley de presupuesto y las campañas presidenciales como otros hitos donde vamos a requerir procesos ascendentes de movilización.

Una sola voz

Cuando el liceo no da para más, cuando el lucro en las instituciones privadas merma la calidad de éstas y obliga a sus estudiantes a endeudarse, cuando nuestras facultades olvidan que nacieron para orientar su conocimiento hacia el beneficio de las mayorías, para contribuir a la sociedad, en esos momentos es cuando más sentimos los embates de una educación de mercado.

Todos estos conflictos nos tocan, pero deben ser guiadas bajo una misma lucha y una misma bandera: la Educación Pública, Gratuita y de Calidad. Nuestro horizonte es claro, no permitamos que traduzcan o intercambien nuestras demandas por soluciones que, sabemos, no apuntan a lo estructural. Cuando tenemos un problema local, debemos solucionarlo desde su raíz: el sistema educativo en su conjunto y enfrentalo con unidad.

Hoy se levanta, por ejemplo, la toma de casa central, que debemos entenderla como el espacio de cohesión de la universidad y el reflejo del estado de nuestra movilización. Debe ser un lugar desde donde podamos transversalizar nuestras demandas e impulsar la reflexión y movilización conjunta contra el modelo educativo actual.

Es por esto que hacemos un llamado a no delegar nuestra fuerza y a construir un camino propio capaz de disputar el carácter de la educación. Un proyecto educativo construido por todas las comunidades involucradas, una educación que permita que en Chile los derechos universales se entiendan como tales y no como privilegios para algunos.

Este 13 de junio volvamos a decir fuerte y claro: LA EDUCACIÓN NO SE VENDE, SE DEFIENDE.

Izquierda Autónoma U. Chile

Junio, 2013