Como autonomistas estamos convencidos de que la lucha de los estudiantes ha de ir de la mano y en conjunción con la lucha de los trabajadores. El malestar social que se ha visto manifiesto principalmente producto de las movilizaciones estudiantiles desde el 2011, no son sino uno de los síntomas de algo más profundo, un malestar asentado en la naturaleza del sistema capitalista actual. Toda lucha revolucionaria y reivindicativa de los derechos sociales, ha de ir necesariamente en colaboración y solidaridad con el pueblo trabajador; toda lucha reivindicativa del pueblo y sus trabajadores es, esencialmente, anticapitalista, y debemos de organizarnos para luchar en el progreso hacia una sociedad más justa, en donde ya no veamos más explotación del hombre por el hombre, no más patrones, ni distinciones de clase. Es que ahora mas que nunca se hace imperante que entendamos que no podemos quedarnos ensimismados en las luchas sectoriales particulares, y así como salimos a marchar con fuerza y rebeldía junto con nuestr@s compañer@s estudiantes, es que debemos de estar en las calles, y donde sea necesario, con l@s trabajadores.

Es por esto que convocamos mañana, a las 10 hrs. en el frontis de la USACH, a marchar por la dignidad de todos los trabajadores de Chile, demostrando una vez más nuestra fuerza, y que la vocación política por transformar Chile no se la delegamos a los mismos de siempre, ni a la elite empresarial ni a sus políticos a sueldo de la derecha y la Concertación. Ellos son los que han administrado y profundizado por más de 20 años un modelo político-económico heredado de la dictadura, que excluye a las grandes mayorías de esta supuesta democracia, la cual está reservada para una pequeña clase privilegiada, que son los que finalmente están tomando las decisiones en nombre de todos los chilenos.

Sin embargo, además del acto de la CUT al final de la marcha, se ha convocado a un Primero de Mayo Clasista por parte del Consejo por un Nuevo Sindicalismo. Como Autonomistas invitamos a participar de este último. La CUT, a nivel institucional – y no sus gremios asociados (de los cuales muchos cuentan con procesos de lucha y movilización importante como la CTC, CONSTRAMET, etc.) – no sólo no han dado muestras de cambios en la interna, sino que además, han dado señas de continuismo de la misma burocracia sindicalista que ha terminado siendo funcional a una clase burocrática y política desarticulando y desincentivando así la movilización por parte de los trabajadores.

Una fuerza popular capaz de levantar una nueva sociedad no surge espontáneamente por el cansancio ante el recrudecimiento de la explotación y la exclusión que produce el neoliberalismo. Esta fuerza solo puede construirse desde abajo, extendiendo y profundizando el contenido democrático de los procesos que allí, en la población, en la fábrica, en la escuela, la faena y la comunidad, tienen lugar. Hoy mas que nunca resulta claro para nosotros que la revolución avanza , se consolida y se defiende en la medida en que se profundiza su contenido democrático. La experiencia histórica – tanto chilena como internacional – deja hoy más claro que nunca que esto es válido tanto para el proceso de construcción y acumulación de fuerzas, para la propia lucha por el poder, como para el desarrollo posterior del nuevo poder

Siguiendo nuestra línea es que afirmamos que la organización de los trabajadores ha de ser llevada a cabo por estos mismos, sin ser delegada en ninguna clase ajena a ellos, ni que sea disuelta por los intereses de un gobierno al servicio del empresariado.

Con la esperanza intacta