Compartimos con ustedes la declaración del Frente Amplio ante el creciente desprecio de la derecha hacia los Derechos Humanos y la memoria histórica de nuestro pueblo:

 

Frente a la impunidad: Agenda política por los Derechos Humanos

Comunicado Frente Amplio

Agosto, 2018

La salida del Ministro de Cultura luego de conocerse sus dichos sobre el Museo de la Memoria, es sin duda una buena noticia para quienes defendemos el derecho a construir una sociedad con memoria histórica y democrática. Luego de varias décadas de movilización de familiares de detenidos desaparecidos, ejecutados políticos, ex prisioneros, sobrevivientes, sitios de memoria y amplias franjas de la sociedad, como país seguimos al debe en alcanzar justicia, verdad y reparación por los crímenes de lesa humanidad, por lo que la memoria -a pesar de no contar con una política pública que la promueva acorde a su importancia- se convierte en un bastión intransable. Ante ello se enfrentó Rojas.

Si bien es algo positivo, la renuncia de Rojas no salda la deuda que existe en materia de DDHH, donde cabe la responsabilidad también en legisladores y gobiernos que por décadas mantuvieron por acción u omisión una política de impunidad que se ahonda con la libertad condicional entregada a los presos de Punta Peuco. A la vez, tampoco elimina la ambigüedad del sector político del gobierno, toda vez que al mismo tiempo en que el Presidente afirma un compromiso con la defensa de los DDHH, dirigentes de los principales partidos de su coalición como Mario Desbordes (RN) y Jacqueline Van Rysselberghe (UDI), defendieron los dichos del ex Ministro bajo el argumento de que al Museo de la Memoria le faltaba el contexto que produjo la dictadura, misma línea que se ha dado a conocer del actual Canciller Roberto Ampuero que catalogó al Museo como “el Museo de la Mala Memoria”. Incluso, la Subsecretaria de DDHH Lorena Recabarren se contradice al decir que no hay condenados por lesa humanidad en Chile con lo que ella misma expuso en julio de este año en Ginebra ante organismos internacionales, a la vez que pone en cuestión la necesidad de arrepentimiento para modificar las penas de los presos por crímenes de lesa humanidad, poniendo más trabas que soluciones para acabar con la impunidad. El avance de esta última requiere de una respuesta clara y transversal de todas las fuerzas políticas y sociales que buscan la ampliación y fortalecimiento de la democracia.

Desde el Frente Amplio ofrecemos todo nuestro respaldo a las Organizaciones de defensa y promoción de DDHH. En la misma línea, respaldamos la acusación constitucional contra los miembros de la Corte Suprema por la liberación de los presos de Punta Peuco.

Convencidos y convencidas que nuestro rol no es sólo resistir a la ofensiva de la derecha, hacemos un llamado al gobierno que abra un diálogo con las Organizaciones de DDHH que lo estimen pertinente para generar una agenda política sobre la materia. A la vez instamos al presidente Sebastián Piñera que, en consecuencia, con sus últimas declaraciones, tenga entre sus prioridades poner suma urgencia a 1) al proyecto de ley que actualiza los requisitos para optar a beneficios a criminales de lesa humanidad e impedir su indulto, la rebaja de condenas  así como la libertad condicional, para dichos crimínales, 2) al proyecto contra el Negacionismo e incitación a la violencia, 3) al proyecto que termina con el secreto Valech y 4) el que deroga la ley de amnistía. Constituyendo así un avance que como Frente Amplio no dudaremos en empujar y apoyar.

Justicia, Verdad, Memoria. No más impunidad para garantizar la no repetición.

 

Foto: Londres 38, manifestación contra el “supremazo” que liberó a violadores de DD.HH., martes 14 de agosto de 2018.