Nuestro principal foco como Izquierda Autónoma, de cara a las elecciones nacionales de noviembre de este año, es contribuir a la conformación de una bancada parlamentaria por los derechos sociales. Queremos convertir la protesta social en capacidad efectiva de incidir en la construcción de un Estado democrático, que pueda desmercantilizar nuestras vidas y garantizar derechos universales. Con este fin nos hemos hecho parte de la construcción del Frente Amplio, y hemos presentado las candidaturas parlamentarias de Francisco Figueroa, Camila Rojas, Cari Álvarez y Rodrigo Oliva.

Sin embargo, también nos parece importante tomar posición ante la elección presidencial. Diversas organizaciones del Frente Amplio están haciendo esfuerzos para que, como bloque, podamos presentar una candidatura en este plano. Quien asuma esta responsabilidad importa porque, más allá del resultado, será una voz que representará a esta alianza en formación ante toda la sociedad, y su rol será determinante tanto para la identidad como para la unidad del proyecto.

Los últimos meses, Izquierda Autónoma barajó el nombre de Luis Mesina como posible candidato. Luis decidió, junto al movimiento No+AFP, no ser candidato, para concentrarse en las tareas del movimiento. Respetamos esta decisión y saludamos la buena disposición de Luis y el movimiento. En tanto, personas dentro y fuera del Frente Amplio promovieron el nombre de nuestro compañero Carlos Ruiz como posible candidato. Agradecemos las muestras de reconocimiento a quien, cuyo trabajo y liderazgo, ha sido y será fundamental para reimaginar la izquierda, sin embargo, creemos que en este momento de formación del Frente Amplio, la candidatura que se levante debe entusiasmarnos a todos por igual yconcitar altos niveles de unidad entre todos los partidos y movimientos que lo componen.

Considerando todo esto, es que hemos entrado en un proceso de deliberación para definir nuestra posición de cara a la primaria presidencial del Frente Amplio entre las opciones hasta hoy oficializadas dentro del bloque. Privilegiaremos la disposición a construir colectivamente este proyecto y a fortalecer su proyección. En ese sentido, pensamos que una candidatura presidencial puede contribuir a dotar al Frente Amplio de un contenido político y programático más coherente, recogiendo las ideas de avanzada defendidas por los movimientos sociales, y las voluntades que trabajan por reimaginar la izquierda. Son dichas capacidades las que, junto a la credibilidad de nuestros liderazgos, permitirán al Frente Amplio abrir un genuino proceso de transformación social.

Con la esperanza intacta,
Izquierda Autónoma