Durante la mañana dirigentes de Izquierda Autónoma acudieron a las dependencias del Mineduc a interponer una solicitud de información vía transparencia sobre la real situación de las Universidades Arcis e Iberoamericana y la posible reubicación de los estudiantes afectados en otros planteles.

 

Cerca de las diez de la mañana del miércoles 15, dirigentes de Izquierda Autónoma se presentaron en las dependencias del Ministerio de Educación para entregar formalmente una solicitud vía transparencia del “plan o propuesta que el Ministerio de Educación haya elaborado con el fin de dar solución a la situación que aqueja a los estudiantes de las universidades Arcis e Iberoamericana ante los problemas que atraviesan sus respectivos planteles, ya se trate de la reubicación de los estudiantes a otras universidades o de cualquier otra alternativa que se esté barajando”, consigna el documento.
A la instancia acudieron los precandidatos a diputado y diputada de Izquierda Autónoma por el Frente Amplio, Francisco Figueroa y Camila Rojas, acompañados de Diego López, secretario general de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile y militante de la colectividad.
Francisco Figueroa se manifestó preocupado por la falta de planes claros del Mineduc para enfrentar la crisis que podría afectar a cientos de estudiantes: “pese a las grandilocuentes declaraciones del Gobierno, el mercado sigue causando estragos en la educación. La crisis de la educación superior chilena permanece y hoy hay miles de estudiantes y familias cuyo futuro es incierto. El ministerio tiene que transparentar qué pretende hacer al respecto en el cortísimo plazo”, enfatizó.
Cabe recordar que la Universidad Arcis y la Iberoamericana no son los únicos casos de crisis del actual sistema de educación superior en Chile. Frente a esto el Secretario General de la Fech, Diego López, advirtió que siempre se tiende a subvalorar la situación de parte de las autoridades. Por esto hizo un llamado a las universidades del Estado y las del G3 para que “tomemos partido en lo que está ocurriendo”. El dirigente  sostuvo que las comunidades universitarias, estudiantes y trabajadores “debemos hacernos responsables de acoger a todos los y las estudiantes que han sufrido las consecuencias de la desregulación en materia educacional (…) La educación pública es un espacio en que cabemos todos y todas”.
Por su parte, la ex presidenta de la Fech y actual precandidata a diputada, Camila Rojas, afirmó que “la reforma de educación superior se sigue desmembrando. La educación pública sigue jugando un rol accesorio y no fundamental”. Para la dirigenta de Izquierda Autónoma la prioridad es poner a la educación pública en el centro del debate, lo que permitiría “hacerse cargo de aquellos estudiantes que quedan sin casa de estudio o ante la inseguridad de una universidad respecto de la que no se sabe qué va a pasar. Esto hemos impulsado las y los estudiantes en las calles y también se ha propuesto desde diversos sectores de la educación”, afirmó.
Respecto a posibles soluciones, la colectividad sugiere que el objetivo final debe ser “que las instituciones públicas se puedan hacer cargo. Por eso interpelamos tanto a las universidades del Estado como a las del G3, para que tengan un rol activo en esta discusión”, finalizó Camila Rojas.