Declaración Izquierda Autónoma Valparaíso, en apoyo a la movilización de trabajadores portuarios.

Ante la paralización indefinida de los compañeros portuarios, queremos expresar nuestro apoyo irrestricto a sus demandas y al método de movilización que han determinado.

Más del 70% de los puertos chilenos se encuentran hoy paralizados por demandas relacionadas a condiciones laborales mínimas. La movilización comenzó en el puerto de Mejillones,y por solidaridad se ha extendido en las regiones de: Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Valparaíso, Bío Bío, De los ríos, De los lagos.

Según estimaciones de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), el valor diario de exportaciones e importaciones paralizadas suma más de US$207 millones promedio, considerando sólo la paralización de los terminales de Antofagasta, San Antonio y Talcahuano.

Ante esta situación, el ministro del interior, Andrés Chadwick, está evaluando invocar la ley de Seguridad del Estado. Ésto, en un grave contexto de represión policial y agresión física y laboral a dirigentes sindicales.

Ante esta situación, no podemos más que señalar nuestro más profundo apoyo y solidarización con los compañeros portuarios, que son pilar fundamental de la actual economía capitalista chilena, fundada en la explotación de nuestras riquezas más preciadas: las materias primas y nuestra fuerza de trabajo.

Nuevamente, surge la frustración al ver cómo la actual clase política gobierna en pos de los intereses de los más poderosos, en vez de su pueblo. Nuevamente, nos recuerdan cómo en Chile el Estado es garante de la riqueza del 1% más rico, en vez de defender a la grandes mayorías.

Pero como izquierda autónoma estamos seguros que el puerto es de los trabajadores y su pueblo, que la riqueza chilena se va por esos puertos y no queda nada para ellos y sus ciudades, en vez, todo se desvía al bolsillo de los Von appen, y la única forma de devolver esas riquezas, es disputando a la clase política en la calle y en cualquier espacio donde se deba disputar.

Creemos fuertemente que  la demostración de fuerza y la unión sindical, recuerdan a Chile, sus trabajadores y sus estudiantes, que la autonomía política es la única vía para alcanzar una sociedad más justa e igualitaria. Este año es de movilizaciones, ya no creemos en la delegación, por eso hacemos un llamado a todos los chilenos a hacerse parte de ésta lucha y las que siguen, pues mientras Chile no sea un país justo y solidario, nada nos parecerá suficiente.

“Con esperanza intacta”