NUESTRAS RAZONES

Izquierda Autónoma lucha por el establecimiento de condiciones que permitan la plena soberanía de las personas sobre su vida individual y colectiva, así como el libre desarrollo de sus potencialidades creativas, en el marco de un sistema que ponga el respeto a la dignidad humana por sobre los imperativos lucrativos del mercado y burocráticos del Estado.

Promovemos la plena democratización del poder político y económico, en miras a la constitución de formas de convivencia y desarrollo fundadas en la libertad, la cooperación y la valoración integral de la persona, por sobre la dominación y la competencia. Tal democratización, consideramos, sólo puede realizarse a partir de la auto-organización de las mayorías trabajadoras en el ejercicio de su autonomía política.

Reconocemos en el ideario y la tradición socialista nuestra principal fuente de herramientas para la interpretación y transformación de la realidad. Entendemos el socialismo no como doctrina estática ni como promesa de un futuro ideal, sino como un proyecto emancipador en permanente actualización a través del cual la humanidad puja por tomar las riendas de su propio destino.

Asumimos el feminismo como una orientación fundamental de nuestra estrategia, en tanto condición necesaria para superar el opresivo orden de género establecido y contribuir a la igualdad sustantiva entre mujeres, hombres y disidentes sexuales, como también para desarrollar un proyecto político efectivamente emancipador en sus horizontes y prácticas.

Hoy estamos comprometidos con la construcción de una nueva izquierda para Chile, que desde los movimientos sociales y el Frente Amplio contribuya a una refundación de la democracia chilena y enfrente la captura empresarial de la política. Trabajamos por construir junto a otros la casa de la izquierda, sobre la base del protagonismo político de las mayorías, la edificación de un régimen de derechos universales y la organización de un modelo de desarrollo más justo y democrático.