Originalmente publicada en El Mercurio el 1 de junio de 2017

Señor Director:

En vísperas de la última cuenta pública de la Presidenta Bachelet, es preciso destacar un lamentable logro de su administración: haber desperdiciado la oportunidad de implementar grandes reformas democratizadoras. Teniendo mayoría parlamentaria y habiendo tomado las banderas de las movilizaciones sociales de 2006-2011, la Nueva Mayoría terminó legislando contra los actores e intereses que decía representar en materias como educación, trabajo, impuestos, docencia y Constitución.

El problema de esta conservadora gestión del impulso democratizante que se ha abierto paso por fuera, y a pesar del sistema tradicional de partidos, es que ha profundizado la indiferencia ciudadana ante la política. Desde el Frente Amplio, sin embargo, no hemos sido capaces de aclarar por qué las reformas naufragaron y cómo podrían abrirse camino reformas más profundas y efectivas. Hacerlo es fundamental para evitar un retroceso a la situación política pre-2011, cuando había que luchar por la sola idea de hacer reformas.

La razón es que la Nueva Mayoría ha insistido en favorecer los intereses de un gran empresariado que crece a costa de la extrema privatización de nuestras vidas y la irracional explotación de nuestros recursos naturales y trabajo. Por eso sus reformas no guardan coherencia entre lo que declaran (avanzar en derechos sociales) y lo que producen (ahondar la conquista de los servicios públicos por parte del sector privado y las lógicas mercantiles), generando confusión y muy escaso apoyo.

La posibilidad de revitalizar una agenda de cambios, entonces, pasa por nuestra capacidad como Frente Amplio para defender sin ambigüedades los principios de universalidad, solidaridad y desmercantilización que deben sustentar un programa de reformas para superar el neoliberalismo. Sentar las bases, en suma, de un nuevo consenso democrático en base al cual la política pueda dejar de ser un juego de élites para ser un instrumento de mejora de la vida de las mayorías.

Francisco Figueroa, Camila Rojas
Candidatos a diputado Izquierda Autónoma