El Frente Amplio y la segunda vuelta presidencial

NUESTRO COMPROMISO ES CON LAS TRANSFORMACIONES

 

El Frente Amplio tiene la responsabilidad de profundizar el ciclo de enfrentamiento a la hegemonía neoliberal abierto por las luchas sociales de 2006-2011. De ahí que no pueda renunciar a influir en el resultado de una segunda vuelta en caso de no pasar, ni dejar de convocar al electorado Nueva Mayoría en caso de conseguirlo. Asumir tal responsabilidad supone tanto derrotar la ofensiva empresarial que representa Piñera como enfrentar la ambigüedad de una Nueva Mayoría que ha terminado por poner en riesgo las transformaciones que Chile necesita.

Para lograrlo, proponemos que el Frente Amplio convoque a un diálogo con Alejandro Guillier y los partidos que lo apoyan -la otra fuerza con opciones de pasar a segunda vuelta- para comprometerlos con reformas orientadas a garantizar aquellos derechos sociales hoy arrebatados por el mercado, avanzar en desmantelar el Estado subsidiario heredado de la dictadura, y sentar las bases de una democratización de la política que revierta su captura a manos del gran empresariado.

Ponemos esta propuesta a disposición de los espacios de base del Frente Amplio, de sus organizaciones políticas y de nuestra candidata presidencial Beatriz Sánchez.

Nuestros compromisos: unidad y autonomía

Cualquiera sea el resultado de la deliberación sobre qué hacer en segunda vuelta, el Frente Amplio debe actuar con unidad. No obstante, este imperativo tiene como condición la formulación de propuestas concretas para dar un debate colectivo y abierto a las bases y adherentes del Frente Amplio, así como un proceso democrático de resolución. La unidad con que actuemos en una eventual segunda vuelta sin nuestra candidata presidencial en la papeleta, determinará nuestra capacidad de proyectarnos como algo más que una mera alianza electoral después del 19 de noviembre.

El futuro del Frente Amplio y de las banderas que defiende depende también de mantener total autonomía de un eventual futuro gobierno de la Nueva Mayoría. Estamos a disposición de los esfuerzos necesarios para hacer posibles las transformaciones que Chile necesita, pero no para involucrarnos en negociaciones por cargos que nos desarticulen y subordinen a los intereses de un proyecto que no es el nuestro. Objetamos la incidencia política mediante la incorporación de militantes en cargos del gobierno por la imposibilidad de desarrollar nuestro proyecto en los estrechos márgenes definidos por la Nueva Mayoría. Lo que necesitamos no son asesores, subsecretarios ni ministros, sino consolidar un nuevo proyecto político.

 

Compromisos programáticos

  1. Educación pública y universalidad del derecho a la educación

-Avanzar hacia una hegemonía de la educación pública escolar y superior (técnica y universitaria), financiando la expansión de su matrícula con los recursos destinados por este gobierno a subsidiar la educación privada-lucrativa y el negocio bancario con la educación, erradicando así el endeudamiento.

-Mejora salarial docente y de las condiciones pedagógicas para el ejercicio de su trabajo, avanzando en su reconocimiento como empleados públicos, la reducción de niños por sala, el aumento de horas no-lectivas, el término del SIMCE y la implementación de un currículum más integral y no sexista.

 

  1. Seguridad social y nuevo pacto laboral

-Planificar el retiro de las AFP del sistema de administración de las cotizaciones de los trabajadores y construir un sistema de pensiones basado en los principios de la seguridad social.

-Garantizar la negociación colectiva por rama, sector o industria; el derecho a huelga efectivo y la igualdad salarial y de trato según género y condición contractual.

 

  1. Salud pública y plan solidario universal

-Frenar el traspaso de recursos públicos a prestadores privados-lucrativos de salud, las concesiones hospitalarias y crear un Seguro Único de Salud que mediante el 7% de la cotización e impuestos financie un plan universal, público y solidario de salud.

 

  1. Derechos sexuales y reproductivos

-Garantizar el posnatal en iguales condiciones para hombres y mujeres y el derecho universal a sala cuna, sin importar número de trabajadoras.

-Legalizar el aborto seguro, gratuito e informado.

 

  1. Derechos humanos y democratización del Estado

-Cerrar Punta Peuco sin impunidad y levantar el secreto impuesto al informe Valech I, permitiendo el derecho a la justicia de víctimas y sobrevivientes, y a la verdad para la sociedad chilena.

-Abrir un diálogo político vinculante con las diversas organizaciones del Pueblo Mapuche, reconociendo su derecho a la autodeterminación.

 

Compromisos de democratización política:

  1. Poner fin a la puerta giratoria: No designar a ningún ministro, subsecretario o superintendente que haya pertenecido al directorio o la gerencia de una empresa privada ligada al negocio con derechos fundamentales y/o bienes comunes estratégicos para el país.

 

  1. Participación social vinculante en las reformas: Constituir espacios resolutivos de conducción y diseño de las reformas en cada ministerio encargado de concretar los compromisos programáticos (Educación, Trabajo y Previsión, Mujer y Equidad de Género) con la participación vinculante de los movimientos sociales y las fuerzas políticas que concurran a este acuerdo.

 

  1. Derogación de leyes ilegítimas: Anular y reemplazar la Ley de Pesca, en tanto legislación hecha bajo cohecho

 

Descargue aquí la propuesta completa.

 

Izquierda Autónoma

Octubre de 2017