El día de hoy nuestra candidata presidencial Beatriz Sánchez hizo pública su propuesta de condonación de las deudas contraídas para financiar estudios a través del CAE, créditos CORFO y el Fondo Solidario; el fin del endeudamiento como mecanismo para financiar la educación superior y un plan de transición para avanzar hacia la expansión de la educación superior pública 100% gratuita con los recursos que hoy el Estado destina a financiar el CAE a través de los bancos. Todas estas medidas son un paso importante para hacer retroceder el mercado de la educación y avanzar hacia la conquista de derechos sociales.

Como candidatos a diputados y diputadas de Izquierda Autónoma y el Frente Amplio recibimos con entusiasmo este anuncio y saludamos la decisión de nuestra candidata presidencial de incorporarlo a sus propuestas programáticas. Se trata de una decisión valiente, pues enfrenta directamente a los grupos económicos que se han enriquecido a costa de los derechos de la mayoría, a la vez que ofrece una solución inmediata a cientos de miles de familias agobiadas por el endeudamiento para acceder a la educación. Además, valoramos la presentación de la propuesta junto al movimiento “Deuda Educativa”, organización de deudores y deudoras educacionales, que durante los últimos años ha luchado por la condonación de las deudas por estudiar y que ha puesto en el centro del debate educacional la problemática de los deudores. Con ello Beatriz Sánchez da una potente señal sobre la importancia y protagonismo que las organizaciones sociales deben tener en la política de nuestra coalición.

Al interior del Frente Amplio existe una discusión abierta sobre si la participación ciudadana debe canalizarse a través de una alianza con las organizaciones y movimientos sociales, o si ésta debe tomar la forma de consultas o plebiscitos donde cada individuo se pronuncia frente a opciones preestablecidas, como ocurrió en el reciente plebiscito programático del Frente Amplio. En contraste con esa restringida concepción de participación, estamos convencidos que hacer propias las demandas y propuestas de los movimientos sociales, tal como ocurrió en materia de condonación de la deuda educacional y en la decisión de acoger la propuesta de la Coordinadora No + AFP como parte de nuestro programa, contribuyen de manera sustantiva a la construcción de una fuerza política que proyecte a la política los intereses sociales excluidos por la Derecha y la Concertación.

El Frente Amplio sólo tiene sentido si consolida su opción por ponerse al servicio de las demandas de los movimientos que durante los últimos años han liderado las luchas por derechos sociales que han ampliado los límites de lo políticamente posible y abierto la puerta para la constitución una nueva fuerza política que encarne esas aspiraciones. De lo contrario, el carácter social de la política seguirá siendo restringido y excluyente.

Como futuros diputados y diputadas del Frente Amplio nos comprometemos a defender esta propuesta en el Congreso y nos ponemos a disposición de los movimientos sociales para contribuir en la lucha por recuperar nuestros derechos sociales y democratizar el país.

No más endeudados por estudiar. Educación pública, gratuita y de calidad.

Francisco Figueroa, Coordinador de Izquierda Autónoma y candidato a diputado por el Distrito 10.

Camila Rojas, candidata a diputada por el Distrito 7.

Rodrigo Oliva, candidato a diputado por el Distrito 2.

Cari Alvarez, candidata a diputada por el Distrito 24.