Declaración del Frente Feminista de Izquierda Autónoma

Cada 28 de junio se celebra el día internacional del orgullo donde se conmemora los disturbios ocurridos en Stonewall en el año 1969, dando un puntapié inicial a los movimientos de liberación  de la comunidad LGTBIQ+ en el mundo entero. Nuestro país no es la excepción y cada año se festeja este día con una manifestación que reivindica la demanda histórica de igualdad de derechos para todas y todos. Este sábado se desarrollará la marcha a la que anualmente invitan distintas organizaciones.

Celebramos el orgullo porque estamos convencidas y seguras de ser quienes somos, no nos avergonzamos de nuestra sexualidad y de lo queremos hacer con ella. Anhelamos ser libres y felices en un mundo que históricamente nos ha excluido y violentado, en distintos ámbitos de la vida. Tal como recitó Lemebel en un acto a la izquierda chilena en los años ochenta: “No nos avergoncemos y tomemos el orgullo en nuestras manos para reivindicar derechos igualitarios para todos”.

El orgullo es festejo y reivindicación, ya que no se conmemora una libertad individual, sino que una plenamente colectiva. El orgullo también es luchar por aquellos a los que no se les permite vivir su sexualidad plenamente. La pelea que damos es por nosotros mismos, pero también por todos esos niños y niñas que pueden nacer con una alita rota y nosotros queremos que vuelen.

El orgullo se expresa en las luchas que hemos levantado para hacernos cargos de la realidad que nos tocó vivir, nos han condenado a ser ciudadanas de segunda clase, a habitar los márgenes de la sociedad, han negado nuestros derechos y frente a ello hemos dicho: Ley antidiscriminación, que no solo nos proteja contra la violencia más cruda, sino también que se haga cargo de nuestros derechos laborales; derechos filiativos y matrimonio igualitario; identidad de género. Y es que las demandas del mundo LGBTIQ+ deben entenderse en la lucha por nuestros derechos sociales, arrebatados hoy por el mercado y el conservadurismo; los derechos sociales aseguran el desarrollo de cada una y uno en libertad e igualdad al interior de la vida social, nuestro aporte es la profundización de la democracia radical que debe regir nuestras vidas y por ello somos una actoría necesaria en el escenario político y social actual, pues el derecho a la educación no será tal mientras siga siendo sexista, el trabajo y la salud seguirán siendo excluyentes mientras no reconozcan las identidades trans, la sociedad seguirán siendo injusta y desigual mientras se siga homogeneizando nuestra diferencia. Nuestra lucha es por ampliar la estrecha democracia en que vivimos, es la conquista de la soberanía sobre nuestras vidas.

Como Frente Feminista de Izquierda Autónoma consideramos importante  la construcción de un movimiento social por la diversidad sexual que  abogue por nuestras demandas desde la sociedad y no exclusivamente desde el congreso. La política de la transición, excluyente y neoliberal, ha demostrado procesar nuestras demandas de manera parcial, llegando a acuerdos con la derecha y las iglesias, pero también como eslóganes para sus campañas políticas. Al contrario, nosotros apostamos por desinstitucionalizar las batallas de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y otras porque la mayor fuerza que podemos conseguir se encuentra en la movilización social. Es por esto que consideramos que las batallas lideradas por organizaciones como el Movilh o Iguales se encuentran estancadas en la vieja forma de hacer política y no en una que fortalezca el rol de los actores sociales en las transformaciones.

Para que el movimiento por la Diversidad Sexual se fortalezca y logre conquistar nuestros derechos, es necesario movilizar a los distintos actores que lo constituyen de forma colectiva y unificada, evitando cargos mesiánicos y patriarcales, luchando incansablemente por nuestras demandas, siendo representante de las distintas gamas de sujetos que son parte (gays, lesbianas, bisexuales, trans y otras identidades sexuales) y convocando a una alianza social a distintos movimientos y personas que deseen pelear por la igualdad de derechos en un país que prefiere omitirse y que no hablemos por nuestra diferencia. Ante eso nos rebelamos.

¡A la pelea por una sociedad igualitaria, invitamos a todas y todos a marchar con orgullo por la conquista de nuestros Derechos!

Frente Feminista de Izquierda Autónoma